Se conoce como vasculitis al conjunto de enfermedades que consiste básicamente en la inflamación de los vasos sanguíneos: arterias, venas, capilares, arteriolas y vénulas.

Los distintos tipos de vasculitis pueden hacer que el flujo vascular se reduzca poco a poco y en algunos casos puede llegar a interrumpirse.

Esta enfermedad, la vasculitis, tiene lugar cuando el sistema inmunológico ataca a los propios vasos sanguíneos por error. En este momento no se conoce la causa por lo que esta situación se da.

Vasculitis: criterios de clasificación

Como hemos comentado, hay varios tipos de vasculitis, que se intentan clasificar en base a distintos criterios.

A continuación vemos cuales son estos criterios:

  • En primer lugar, la vasculitis se puede clasificar en base a una causa subyacente, es decir, a otra enfermedad que cause la vasculitis. Por ejemplo, la aortitis (arteritis de la aorta) puede ser una causa subyacente de la propia vasculitis. No obstante, y como ya hemos comentado, la vasculitis tiene causas desconocidas, por lo que en muchas ocasiones es difícil identificar la causa subyacente de la vasculitis.
  • En segundo lugar, la vasculitis también puede clasificarse según dónde se encuentren los vasos sanguíneos afectados. Estas clasificaciones son algo más técnicas, pero, por ejemplo la vasculitis limitada a la piel está clasificada como la CIE-10.
  • Otra forma de clasificar la vasculitis es por el tamaño o tipo de los vasos sanguíneos a los que afecta. Esta es una de las formas más típicas de clasificar el tipo de vasculitis, es decir, por el calibre del vaso sanguíneo afectado, aunque éste pueda variar.

Síntomas de la vasculitis

Vamos a comentar a continuación algunos de los síntomas más conocidos de la vasculitis.

Tienes que saber que algunos de estos síntomas pueden deberse a otras enfermedades, por lo que es muy importante tener la valoración de un médico que pueda atribuir los síntomas a la enfermedad de que se trate para dar el mejor tratamiento posible.

En primer lugar, la vasculitis puede provocar fiebre y pérdida de peso en el paciente, siendo estos síntomas muy comunes en otro tipo de enfermedades. También pueden aparecer sudores nocturnos así como dolores en las articulaciones del cuerpo.

Es común también que el paciente se sienta débil y experimente un malestar generalizado debido a la vasculitis

Estos primeros síntomas los podemos clasificar como generales, es decir, podrían atribuirse a otras enfermedades que no sean la vasculitis. A continuación vamos a ver algunos síntomas que se dan en algunos órganos concretos causados por la vasculitis.

  • Síntomas en el corazón y las arterias: los infartos de miocardio o la hipertensión son síntomas de vasculitis muy graves evidentemente.
  • Síntomas en las vías respiratorias: estos síntomas pueden ser sangrar por la nariz o toser sangre.
  • Síntomas gastrointestinales: estos síntomas afectan al sistema gastrointestinal y pueden aparecer en forma de dolor abdominal o el paciente puede presentar heces son sangre.

Sobra decir que estos síntomas son de una importante gravedad, por lo que ante la menor presencia de cualquiera de ellos es importante visitar a un médico que ponga a tratar la enfermedad lo más rápidamente posible.

vasculitis

La vasculitis, como ya hemos explicado, consiste en un conjunto de enfermedades que tienen como característica principal la inflamación de los vasos sanguíneos.

Las causas de la vasculitis

La vasculitis es una enfermedad que afecta al sistema inmunológico del cuerpo humano, pero de la que sus causas son desconocidas en este momento. Sin embargo, si que se conocen las causas de la vasculitis secundaria.

Una vasculitis secundaria es aquella que se produce acompañada de otras enfermedades reumáticas, por tumores o causadas por infecciones. La vasculitis secundaria suele afectar a los vasos sanguíneos más pequeños, como por ejemplo, en una artritis reumatoide severa.

Otra vasculitis secundaria es la de hipersensibilidad causada por infecciones.

A continuación vamos a ver algunas de las causas más factibles de la vasculitis secundaria:

  • La artritis reumatoide.
  • El lupus eritematoso sistémico.
  • Infecciones causadas por virus, como la hepatitis.
  • Aparición de tumores.
  • Otras enfermedades de la sangre.
  • Reacciones a determinados medicamentos.

Como ya hemos comentado, los trastornos padecidos por el sistema inmunológico tienen una gran importancia en el desarrollo de la enfermedad de la vasculitis.

Diagnóstico de la vasculitis

Cuando los médicos sospechan que el paciente pueda padecer vasculitis normalmente llevará a cabo algunos, o la totalidad, de los siguientes estudios.

En primer lugar se realizarán pruebas de laboratorio que pueden ayudar de forma determinante en el diagnóstico de la vasculitis. Mediante estas pruebas se puede saber (velocidad de sedimentación, PCR y glóbulos rojos) si ha aumentado la inflamación de los vasos sanguíneos.

También hay que saber, que mediante el diagnóstico de la vasculitis se puede conocer de qué tipo de vasculitis se trata

  • Conocer el ANCA: conocer los anticuerpos antineutrófilos citoplasmáticos que actúan sobre algunos glóbulos blancos puede ayudar al médico a identificar una determinada vasculitis.
  • Conocer los valores del sistema de complemento: llamamos complemento de la sangre a aquel examen que mide la actividad de determinadas proteínas en la sangre. Dicho complemento de proteínas se mueve por la sangre y trabaja con el sistema inmunitario participando en el desarrollo de la inflamación. Por lo tanto, para diagnosticar la vasculitis, es importante conocer los valores del complemento.
  • Componentes víricos: los médicos también pueden buscar rastros de virus en la sangre, ya que éstos pueden participar en el desarrollo de la vasculitis.
  • Cantidad de glóbulos sanguíneos: en algunas vasculitis el número de glóbulos blancos puede aumentar.

También es importante en el diagnóstico de la vasculitis el poder analizar una muestra de tejido del paciente en el microscopio. El tejido a analizar normalmente se obtiene mediante biopsia de la piel y los riñones.

También puede diagnosticarse la vasculitis mediante una angiografía (análisis de los vasos sanguíneos mediante rayos x).

Más artículos interesantes

Vasculitis: Causas, Síntomas y Diagnóstico
5/5 - 3 votos