El síndrome vertiginoso es un conjunto de síntomas y señales, por lo que no es una enfermedad en sí misma.

Se llama síndrome vertiginoso a aquella sensación que siente el paciente de que todo alrededor se pone en movimiento, conociéndose esta sensación en concreto como vértigo.

Cuando se padece vértigo, se tiene dificultad para caminar o mantener la estabilidad.

Síndrome vertiginoso

Síntomas del síndrome vertiginoso

Las personas que padecen el síndrome vertiginoso también tienen otros síntomas tales como:

  • Náuseas
  • Palidez
  • Excesiva sudoración
  • Vómitos

El vértigo tiene su origen en el oído interno. Éste tiene dos estructuras diferentes; “el caracol” que se encarga de controlar nuestra capacidad de escuchar y el «aparato vestibular» que es el encargado de que mantengamos el equilibrio.

Los casos de síndrome vertiginoso no establecen dónde está la localización del problema, ya sea en el propio oído, el nervio implicado o en el cerebro.

Por lo tanto, los vértigos son un síntoma, no una enfermedad en sí misma.

Tipos de vértigo

A continuación vamos a ver algunos de los distintos tipos de vértigos.

Vértigo posicional paroxístico benigno

En primer lugar, la principal causa de éstos vértigos es el vértigo posicional paroxístico benigno.

Este tipo de vértigo es aquel que la persona experimenta cuando al levantarse de la cama o del sofá nota que todo empieza a darle vueltas de forma brusca, haciéndose el vértigo más leve si se queda quieta.

Ya sea al levantarse de la cama o de una silla, este tipo de vértigo se da cuando la persona afectada se mueve, es decir, cuando se cambia de posición. Este movimiento causa un movimiento dentro del oído de unas partículas llamadas otolitos, que causan vértigo en ese momento.

Tipos de vértigo

Vértigo recurrente espontáneo

Otro tipo de vértigo es el vértigo recurrente espontáneo, que no tiene causa ni motivo aparente. Sin aviso previo, el paciente empieza a padecer vértigo durante algunas horas, y luego desaparece sin razón alguna.

A los pocos días el vértigo vuelve y se presenta durante otras tantas horas, por eso se conoce como vértigo recurrente espontáneo. Este tipo de vértigo es difícil de diagnosticar, ya que existen causas cerebrales u en el oído.

Vértigo vascular

El tercero de los vértigos de los que vamos a hablar son los vértigos vasculares.

Este tipo de vértigo en concreto se acompaña de otros síntomas tales como visión doble u otros trastornos en la visión, dificultad para mover alguna extremidad (dificultades motoras) o déficit sensitivos, es decir, se siente hormigueo en los pies o en la cara.

Si sientes alguno de estos síntomas es importante que acudas a un médico neurólogo lo más rápidamente posible.

Vértigo vestibular

Otro tipo de vértigo que se ha descubierto más recientemente es la migraña vestibular. Algunas personas que padecen migrañas experimentan unos avisos que se conocen como auras visuales.

Algunas de éstas personas además de la propia migraña también pueden padecer vértigo en el oído y en el cerebro, que se conoce como vértigo recurrente migrañoso. Este tipo de vértigo es más común en mujeres que en hombres.

Enfermedad de Ménière

Por último vamos a comentar la enfermedad de Menière. Esta enfermedad está caracterizada por presentar unos vértigos muy intensos junto con la aparición de zumbidos en los oídos así como la pérdida auditiva en uno de los dos oídos.

Una queja común de esta enfermedad es la sensación de tener un oído tapado, debiéndose esta sensación al aumento de la presión en la zona así como por la dilatación de una parte del oído interno que es responsable del equilibrio.

Existen otras muchas causas por las que se puede sentir vértigo, por lo que, ante los primeros síntomas es importante acudir al médico para descartar alguna dolencia o enfermedad grave.

Artículos relacionados

Síndrome Vertiginoso: Qué Es y Tipos de Vértigo
4.3/5 - 8 votos