El síndrome del túnel carpiano es una lesión en la que el nervio mediano (situado en la muñeca) sufre una presión excesiva causando de esta forma entumecimiento en la mano, así como debilidad y daño muscular en la musculatura de la zona.

El nervio mediano concretamente provee de sensación a los tres primeros dedos de las manos y a una parte del dedo anular, y también da fuerza al pulgar de las manos.

En esta página encontrarás toda la información que necesitas sobre sus causas, síntomas, tratamientos y prevención del síndrome del túnel carpiano.

Causas del síndrome del túnel carpiano

Como hemos comentado, el nervio mediano es el encargado de llevar la sensibilidad a la mano y a los dedos y su excesiva presión se debe a varias causas que vamos a ver a continuación.

Pero en primer lugar, vamos a ver qué es exactamente el túnel carpiano. Se trata de la zona de la muñeca mediante la cual el nervio llega hasta la mano. De esta forma, se entiende que cualquier inflamación en la zona puede comprimir dicho nervio y provocar dolor, adormecimento, entumecimiento y debilidad en la mano.

En algunos casos, la minoría de ellos, la causa principal del síndrome del túnel carpiano es que se ha nacido con un conducto de por si ya estrecho, por lo que en estos pacientes la dolencia tiene más posibilidades de aparecer.

Síndrome del Túnel Carpiano: Causas y Tratamiento

Pero en la mayoría de los casos, el síndrome del túnel carpiano se debe a la repetición del mismo movimiento de muñeca durante muchas repeticiones. También puede deberse al uso de herramientas vibratorias.

En otras ocasiones, más raras y poco comunes, el sobre esfuerzo del antebrazo puede acabar provocando el síndrome del túnel carpiano. Un claro ejemplo de este caso es el de los pilotos profesionales de motociclismo que tienen que soportar sobre sus brazos el peso de las motos en las frenadas, creando así una presión que en muchas ocasiones es excesiva.

Los estudios demuestran que el rango de edad más afectado se encuentra entre los 30 y los 60 años de edad.

Otros factores como las fracturas de huesos en la zona, infecciones, el alcoholismo o determinadas infecciones también pueden intervenir en el desarrollo del síndrome del túnel carpiano, aunque evidentemente, depende y mucho de la situación de cada paciente.

Síntomas del síndrome del túnel carpiano

Los síntomas más comunes y extendidos del síndrome del túnel carpiano son el adormecimiento de la mano y de uno o varios dedos. También puede presentarse en forma de cosquilleo.

También es común que estas sensaciones solo aparezcan al tener la muñeca flexionada durante un periodo de tiempo considerable.

También puede presentarse un dolor que se extiende hacia la zona del codo, así como dificultad para agarrar objetos con la mano afectada. De igual forma, la dificultad de coordinación entre los dedos también es un síntoma común del síndrome del túnel carpiano.

Como en prácticamente todas las lesiones o enfermedades, los tratamientos de las mismas dependen mucho del estado de la lesión, del avance de la misma (o bien enfermedad) y también, en gran parte, del paciente en cuestión.

El tratamiento del síndrome del túnel carpiano no iba a ser menos, por lo que, si padeces esta lesión, es importantísimo que acudas a un fisioterapeuta o médico que pueda valorar el alcance de la lesión y presentarte el mejor tratamiento posible para el síndrome del túnel carpiano.

Tratamientos del síndrome del túnel carpiano

En determinados casos, el tratamiento del síndrome del túnel carpiano es un tratamiento etiológico, ya que se encarga del estudio de las causas que puedan estar provocando esta dolencia, como es el caso de la diabetes, la artritis o la gota.

Como puedes comprobar, sin acudir a un médico o fisioterapeuta, es imposible saber que alguna de estas enfermedades se encuentra detrás del desarrollo del síndrome del túnel carpiano, por lo que la opinión de un experto se antoja imprescindible.

Otro tratamiento posible para esta lesión tiene un carácter más conservador.

Dependiendo por supuesto de la gravedad de la lesión y de su alcance. Este tratamiento es el adecuado para los casos de síndrome de túnel carpiano leves, en los que aparece una debilidad muscular en la mano contenida y que puede estar causada por un embarazo o por gota.

El reposo de la mano afectada, así como el uso de una férula durante las horas nocturnas puede reducir en gran parte el dolor provocado por esta lesión.

De igual forma, y bajo la supervisión de un médico, se puede combinar con la ingesta de antiinflamatorios (esteroides o no esteroides, dependiendo de cada caso).

En los casos más graves del síndrome del túnel carpiano, es necesario que se libere el nervio de manera quirúrgica (mediante una operación). Se puede llegar a necesitar de este tratamiento quirúrgico si otros tratamientos (como el conservador), no han surgido el efecto deseado.

También se puede necesitar de una operación si el paciente no puede utilizar la mano de forma continuada debido al síndrome del túnel carpiano o tiene una falta de sensibilidad importante.

Si la lesión se ha establecido y dura ya más de 12 meses, también se suele recurrir (dependiendo del caso) a una operación para corregir la situación.

Después de la operación, se utilizará un cabestrillo junto con el vendaje para evitar el movimiento de la zona y ayudar a la cicatrización de la incisión de la operación.

Prevención del síndrome del túnel carpiano

Debido a que esta lesión está causada en muchas ocasiones por la mala utilización de instrumentos o herramientas, el correcto uso de las mismas, con la postura correcta, es una gran medida preventiva del síndrome del túnel carpiano.

Otros elementos que pueden ayudar a prevenir esta lesión es la utilización de herramientas adaptadas, como pueden ser teclados separados, almohadillas o protectores de muñeca y antebrazo.

En el siguiente vídeo puedes ver qué es el síndrome del túnel carpiano y cómo se produce:

Artículos relacionados

Síndrome del Túnel Carpiano: Causas, Síntomas y Tratamiento
5/5 - 7 votos