El síndrome de cauda equina o cola de caballo es una variación muy fuerte de la estenosis raquídea que afecta a la cauda equina, que es el conjunto de nervios situados al final de la médula espinal.

El origen de esta enfermedad es la presión de estos nervios situados en la parte inferior de la espalda, como una fuerte hernia discal.

En esta página explicamos las causas y tratamientos del síndrome de la cola de caballo.

Síndrome de Cola de Caballo: Causas y Tratamiento

Qué es el síndrome de Cola de Caballo o cauda equina

La enfermedad de cola de caballo se produce cuando los nervios que se encuentran en la parte más baja de la columna vertebral (la cauda equina, de ahí el nombre de esta patología), su base, se comprimen.

Estos nervios son los encargados del funcionamiento de la vejiga, intestinos, órganos reproductores y de las piernas.

Se trata de una enfermedad realmente grave que requiere visita al médico urgente y en la mayoría de los casos cirugía inmediata. De no ser tratada de forma rápida puede causar insensibilidad de cintura para abajo.

La enfermedad de cola de caballo provoca un dolor en la región lumbar que puede extenderse hacia las nalgas acompañado de adormecimiento de la zona así como alteraciones en todas aquellas partes en las que los nervios comprimidos tengan función (vejiga, recto o genitales externos)

La presión que soportan estos nervios debido a esta enfermedad puede causar una pérdida del control de la vejiga o del esfínter anal así como disfunción eréctil en los varones.

Causas de la enfermedad cola de caballo

Una de las causas más comunes de esta enfermedad es la rotura de uno de los discos espinales (es el contenido que se encuentra entre los huesos de la columna vertebral).

Estos discos espinales tienen una función amortiguadora entre los huesos de la columna.

Cuando uno de estos discos espinales se rompe y sale fuera de la vértebra puede presionar un nervio o grupo de éstos (hernia de disco).

Cuando el disco que se rompe está en la parte baja de la columna vertebral puede causar la enfermedad de la cola de caballo.

Otras causas de la enfermedad de la cola de caballo son:

  • Aplastamiento de la columna vertebral: cualquier accidente grave o caída que provoque un aplastamiento en dicha zona de la columna vertebral.
  • Una agresión: una causa mucho menos grave de la enfermedad de la cola de caballo podría ser una agresión (disparo o herida causada por arma blanca).
  • La artritis puede causar en algunas ocasiones la enfermedad de la cola de caballo.
  • Complicaciones de un cáncer.

Como decíamos antes en el caso de la hernia discal, esta se produce habitualmente el los discos L4-5 o L5-S1 de la columna vertebral.

Los golpes recibidos al practicar deporte, caerse o un accidente de tráfico pueden conllevar la rotura de la columna o producir el desgarramiento de un músculo que, finalmente, dañe los nervios de la cauda equina.

Otras causas del síndrome de la cola de caballo también puede ser cuando se estrecha el canal espinal (conocido como estenosis), un tumor, una infección o una hemorragia.

Diagnóstico del síndrome cola de caballo

Para conseguir un diagnóstico certero de esta enfermedad es fundamental acudir a un médico especialista que detecte los síntomas principales:

  • Dolor agudo en la espalda baja.
  • Entumecimiento de la zona genital.
  • Retención urinaria o problemas de incontinencia (también intestinal).
  • Parálisis de las piernas.

Cuando una persona sufre una pérdida importante de la sensibilidad en el ano y su entorno es sin duda una de las causas más fidedignas para establecer un diagnostico de la enfermedad de la cauda equina.

La resonancia magnética es la primera prueba que se realiza para detectarlo a tiempo, así como una tomografía o mielografía para conocer el grado de la afección.

Es imprescindible tratar cuanto antes esta patología, ya que sus efectos pueden acabar siendo permanentes (parálisis e incontinencia).

Tratamiento del síndrome de la cola de caballo

Tratamiento del síndrome de la cola de caballo o cauda equina

Normalmente el principal tratamiento para el síndrome de la cola de caballo o cauda equina es la intervención quirúrgica.

Mediante una operación se consigue aliviar la presión sobre los nervios eliminándose de está forma los efectos que dicha compresión estaban causando.

Como hemos comentado, se trata de una enfermedad muy grave, por lo que los cirujanos recomiendan una operación dentro de las siguientes 48 horas al inicio de la enfermedad de la cola de caballo.

En aquellos pacientes en los que la enfermedad de cola de caballo haya sido causada por un tumor, la radioterapia puede ser urgente para el tratamiento de la enfermedad de la cola de caballo.

En algunas ocasiones también se utilizan tratamientos antibióticos o con corticoides.

Cirujías para curar el síndrome:

Disectomía: con la que se elimina la parte del disco causante de la hernia que comprime los nervios de la cauda equina.

Descompresión espinal: para cuando se produce la estenosis. Con ella se eliminan las partes óseas y tejidos blandos para crear más espacio para los nervios.

Pronóstico tras la intervención quirúrgica

El pronóstico tras la operación de la cola de caballo dependerá del tiempo que haya pasado desde la aparición de la enfermedad y la operación.

Si la operación del síndrome de cola de caballo es tardía, puede que la disfunción de la vejiga y el recto se prolonguen en el tiempo.

Si la operación se ha realizado dentro de las primeras 48 horas el pronóstico suele ser muy positivo observándose mejoría en las funciones urinaria y recta en el día o dos días siguientes a la operación, de igual forma que la función sexual en varones.

Secuelas tras la operación de cauda equina o cola de caballo.

En función de la rapidez de la operación, el control urinario y del intestino pueden perderse o realizarse con mucha dificultad.

Esto se produce porque la falta de sensibilidad de los nervios provocados por la presión impide sentir cuándo se tienen ganas de evacuar.

Así, las investigaciones han demostrado que los que han padecido retención urinaria tienen menos probabilidades de lograr una recuperación completa.

Respecto a los pacientes que han sufrido entumecimiento en la zona genital y el hormigueo que conlleva, la recuperación se encuentra en torno al noventa por ciento, incluida la función sexual.

Cuando la pérdida de control sobre la vejiga es total, la recuperación total desciende al veinte por ciento, afectando a la sensibilidad de la pelvis.

Con todo ello, la rehabilitación y refuerzo de las funciones urinarias mediante entrenamiento son fundamentales para recuperarse lo máximo posible, por lo que los fisioterapeutas son los profesionales más indicados para supervisar esta parte.

Artículos relacionados

Síndrome de Cauda Equina o cola de Caballo: Causas y Tratamiento
4.6/5 - 21 votos