Las migrañas son uno de los dolores de cabeza más intensos e incapacitantes que existen, y que más visitas al médico causan por ello.

Las migrañas suelen aparecer de forma repetida y con distintos grados de intensidad. Según la zona y tipo de dolor se clasifican en:

  • Migraña hemicraneal: la migraña se siente solo en una mitad de la cabeza. Suele ser un dolor intenso e incapacitante.
  • Migraña pulsátil: es aquella migraña que coincida con los latidos del corazón y suele notarse con mayor intensidad en la zona de las sienes.
  • Migraña paroxística: es una migraña que se presenta de manera intensa y brusca. En ocasiones aparece de forma repentina, aunque en la mayoría de los casos suele tener algunos síntomas previos

Las migrañas suelen empezar como una leve molestia en una parte de la cabeza o detrás de los ojos, y poco a poco pueden ir extendiéndose o intensificándose hasta establecerse completamente. El tiempo que tarde la migraña en desarrollarse y la intensidad con lo que lo haga dependerán en gran medida de las condiciones de cada paciente.

Una migraña intensa puede llegar a incapacitar completamente a una persona, impidiendo que realice tareas normales como ir a trabajar. También hay que señalar que las migrañas afectan más a las mujeres que a los hombres, en una proporción de 4 a 1.

También se ha comprobado con diversos estudios que si uno de nuestros progenitores ha padecido migrañas, es probable que nosotros también las suframos, es decir, las migrañas son en muchos casos hereditarias.

La duración e intensidad de las migrañas dependerá en gran medida del paciente, pero en la mayoría de casos puede durar desde 4 horas hasta 72. La duración de la migraña es un dato importante a tener en cuenta por los médicos, ya que la duración de la misma puede indicar el tipo de migraña de que se trate.

Las causas de las migrañas

La causa exacta que hace que una migraña tenga lugar no se conoce, aunque sí que existen varias teorías al respecto. Las causas específicas de las migrañas son difíciles de conocer, pero sí que se ha identificado el factor genético de las migrañas (como hemos comentado anteriormente).

Otra causa que se ha apreciado en las migrañas es la edad. En los primeros años de vida la migraña se da por igual en niños que en niñas, pero a partir de la pubertad y adolescencia y los cambios hormonales experimentados en esta fase, las migrañas se disparan en las mujeres.

También se ha comprobado es que determinados alimentos pueden aumentar la probabilidad de padecer migrañas. El alcohol también influye mucho en el desarrollo de migrañas, en especial el vino tinto.

Migrañas: Causas, Síntomas y Tratamiento

Los cambios de temperatura o de presión también afectan a las personas que padecen migrañas. Cambios rápidos de temperatura, o una mayor intensidad de la luz son causas de migraña. Asimismo, el dormir demasiado o muy poco también afecta y es una causa de las temidas migrañas, siendo el mejor consejo el dormir una cantidad de horas constante y que se varíe lo menos posible en ese aspecto.

Síntomas de la migraña

En primer lugar hay que señalar que no todos los dolores de cabeza son migrañas ni todas las migrañas han de ir asociadas necesariamente a un dolor de cabeza intenso (aunque en la mayoría de los casos es así). Las migrañas se caracterizan por ser dolor de cabeza recidivantes, fuertes y en ocasiones pulsátiles que en la mayoría de los casos afecta a un solo lado de la cabeza, aunque también puede afectar a los dos.

Las migrañas presentan, además del dolor, síntomas realmente variado. Los más normales y comunes son de índole neurológica, aunque comúnmente también afectan al sistema digestivo y a los sentidos. A continuación te contamos algunos de los síntomas de las migrañas:

  • Molestia ante la luz y el sonido: conocidas como fonofobia y fotofobia, la luz y el ruido pueden molestar muchísimo a las personas que padecen de migraña. También existen algunos olores que resultan molestos cuando se padece de migraña. Los sentidos por tanto, se ven agudizados en las personas que padecen de migraña.
  • Molestias gastrointestinales: las personas que sufren las migrañas normalmente también padecen de náuseas acompañadas de vómitos en algunas ocasiones.
  • Dolor en la cabeza, cuello, ojos y músculos de la cara: estos dolores vienen transmitidos por el nervio trigémino y convierten a la migraña en un proceso muy doloroso.
  • Tener la cara pálida: normalmente, en los momentos en los que se sufre una migraña, la persona afectada tiene un color de cara algo pálido.

En algunas ocasiones, los afectados por las migrañas experimentan un síntoma premonitorio de las migrañas que se conoce como aura y que vamos a explicar a continuación.

El aura en las migrañas

El aura suele aparecer unas horas o minutos antes de la llegada de la migraña. Se trata de un efecto visual que de alguna forma avisa de la llegada de la migraña al paciente. Su duración varía entre los 4 y los 60 minutos. Algunos pacientes también experimentan el aura durante la migraña y algunos incluso después de acabar la misma.

Pero, ¿por qué aparece el aura en las migrañas? Pues el motivo principal de la aparición del aura esta relacionado directamente con el mecanismo que hace que se desarrolle la migraña.

Cuando va a producirse una migraña, se ha observado que los vasos sanguíneos de la cabeza experimentan una pequeña contracción antes de la dilatación de los mismos. Cuando dichas contracciones en los vasos sanguíneos se producen, la sangre que llega a determinadas partes del cerebro se ve disminuida durante un periodo de tiempo corto, pero suficiente para que aparezca el aura. Dicha falta sangre parece ser la causa de que aparezcan síntomas visuales como puntos, destellos o rayos, y en la mayoría de los casos, la mencionada aura.

Además del aura, en algunos pacientes se ha observado la aparición de hormigueos o picores, así como temblores o vértigos o incluso dificultades para hablar, aunque estos síntomas son mucho menos comunes.

No hay que olvidar que para clasificar e identificar correctamente una migraña o una cefalea tensional normal es imprescindible acudir a un médico o a un neurólogo que pueda identificar correctamente los síntomas y proceder de la mejor forma posible para controlar la migraña.

Tratamiento migraña

Tratamiento de la migraña

En primer lugar hay que decir que no existe un tratamiento o cura específico para la migraña, por lo que el tratamiento de la misma consiste en tratar sus síntomas y también en tratar de prevenir la aparición de éstas en la mayor cantidad de casos posible.

Ante la diferencia existente entra unas migrañas y otras, es importante acudir a un especialista que pueda valorar en profundidad la migraña y sus síntomas para poder presentar el mejor tratamiento posible, tanto para tratar sus síntomas como para preparar un tratamiento que pueda prevenir la aparición de nuevos ataques de migraña.

Si acudes al médico, cosa que te recomiendo, seguramente te proponga que lleves un diario con todas las migrañas que padezcas y qué actividades realizas diariamente. Cuanto más detallado sea el diario mejor, ya que estarás dando información de valor al médico para que pueda identificar si existe algún factor que desarrolle la aparición de la migraña, como podría ser alguna comida determinada o actividad.

Tratamiento de la migraña con medicamentos

Hoy en día, como ya hemos comentado anteriormente, se pueden seguir dos caminos en lo que respecta al tratamiento de las migrañas. Por una parte, se pueden intentar paliar los efectos de las mismas y por otro se puede intentar prevennirlas. En el primer caso, paliar los efectos de la migraña, los medicamentos más utilizados son los que se comentan a continuación:

  • Medicamentos analgésicos: medicamentos como el paracetamol pueden servir en fases iniciales de la migraña, aunque en los casos más serios pueden no tener el efecto deseado.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos: el ejemplo más claro es el ibuprofeno. Hay que tener presente que este tipo de medicamentos han de tomarse siempre junto a alimentos, ya que pueden causar úlceras en el estómago de no ser así.
  • Medicamentos derivados ergotamínicos: se trata de la ergotamina, que están asociados con la cafeína. No suelen utilizarse demasiado en la actualidad debido a los efectos secundarios que presentan.
  • Medicamentos como el sumatriptán o el zolmitriptán ayudan a disminuir la dilatación de los vasos sanguíneos del cerebro aunque no pueden ser tomados por personas con hipertensión.

Tratamiento preventivo de la migraña

MigrañaEn aquellos pacientes que padezcan migrañas de forma repetida en cortos periodos de tiempo, el médico puede optar por llevar a cabo un tratamiento preventivo de la migraña.

Se entiende que una migraña es común cuando se padecen más de tres ataques incapacitantes a lo largo de un mes o si los ataques de migraña son tan intensos que incapacitan al paciente para realizar sus tareas normales.

El tratamiento preventivo de la migraña solo debe ser impuesto por un médico en las condiciones que estime oportunas, por lo que la visita al mismo es obligada en aquellos casos en los que se sufra de dolor de cabeza.

Algunos de los medicamentos que se utilizan para prevenir los ataques de migraña son betabloqueantes o antiepilépticos y se suelen tomar todos los días ya que se trata de tratamientos de mantenimiento que ayudan a prevenir los ataques de migraña.

Es importante seguir las recomendaciones del médico en este tipo de medicamentos ya que en algunos casos pueden presentarse efectos secundarios.

Artículos relacionados

Migrañas: Causas, Síntomas y Tratamiento
5/5 - 9 votos