Cuando hablamos de hiperlordosis podemos decir que se trata de una curvatura aumentada de la curvatura o bien de la zona cervical o bien de la zona lumbar.

Cuando miramos una espalda (columna vertebral) de perfil, podemos apreciar que la misma no es totalmente vertical, sino que tiene una ligera curva hacia delante (esto se llama «cifosis») en la zona dorsal, y otra ligera curva hacia atrás en las zona lumbar y cervical.

La hiperlordosis lumbar tiene lugar cuando el aumento de dicha curvatura es constante y se debe a causas estructurales. Por ejemplo, el cambio de la postura de las mujeres durante los 9 meses del embarazo hacen que la mujer arquee la espalda hacia atrás debido al peso extra, consiguiendo así mantener el equilibrio de forma más fácil.

Esta es la llamada hiperlordosis lumbar transitoria. También en las mujeres, el hecho de llevar tacones altos, también parecen (según algunos estudios) forzar a la espalda de las mujeres a mantener una postura hiperlordótica, que puede acarrear otras complicaciones.

Hiperlordosis Lumbar

Síntomas de la hiperlordosis

En otras ocasiones, la hiperlordosis puede ser un síntoma más de otra enfermedad diferente, por lo que es importante acudir a un médico que pueda identificar la causa real de dicha curvatura en la espalda.

Por otra parte, problemas estructurales en las caderas pueden hacer que el individuo afectado desplace su posición natural hacia detrás, y compense dicho hecho girando la zona lumbar hacia detrás.

Aunque ya hemos avanzado algunas de las causas de la hiperlordosis, vamos a profundizar un poco más en las razones por las que puede aparecer esta dolencia.

De hecho, no existe una causa concreta y única por la que aparece la hiperlordosis, sino que se debe a una variedad de ellas.

Causas de la hiperlordosis

Como hemos comentado, el uso de tacones obliga a la columna a mantener una postura hiperlordótica, por lo que es una de las principales causas de la hiperlordosis. Otra causa, relacionada con la anterior, es la postura en la que nos sentamos.

Es muy importante mantener la totalidad de la columna, y sobre todo, la zona lumbar con un apoyo correcto en la silla.

En algunas prácticas deportivas que exigen de posturas muy técnicas y concretas como el baile o el ballet también es común que se den casos de hiperlordosis, debido a que la columna lumbar soporta una gran tensión como consecuencia de éstas.

Otras personas que desarrollan más habitualmente la hiperlordosis son las que son excesivamente sedentarias, ya que la debilidad de la musculatura tanto de los abdominales como de los lumbares pueden agudizar o causar cualquier lesión en la zona lumbar.

Otras causas

De igual forma, la obesidad puede crear un desplazamiento del centro de gravedad hacia delante, hacia la zona abdominal, causando un desequilibrio que tiende a compensarse mediante la aparición de la hiperlordosis.

Estas dos causas pueden estar estrechamente relacionadas con la siguiente: la descompensación muscular, que consiste en que una musculatura (la del abdomen o la de la zona lumbar) es más potente que la contraria, por la que se produce un desequilibrio que puede devenir en una hiperlordosis.

En el siguiente vídeo puedes obtener más información sobre la hiperlordosis lumbar, sus causas y tratamientos:

Artículos relacionados

Hiperlordosis Lumbar
4.1/5 - 30 votos