La definición de fibromialgia es la de dolor crónico en los músculos, tendones y ligamentos de origen desconocido, pero no se trata de una dolencia que provoque incapacidad o invalidez.

Se pueden identificar los casos de fibromialgia por tener los pacientes un dolor musculoesquelético generalizado, centrándose en determinados puntos, que son conocidos como puntos de dolor.

Estos puntos dolorosos suelen estar en la zona del cuello, la espalda, los hombros, las piernas, las brazos o en las caderas y se produce un gran dolor al presionarlos.

Fibromialgia

Qué es la fibromialgia

La Fibromialgia es una enfermedad que tiene como síntomas principales: dolor en el cuerpo, malestar generalizado y cansancio.

Básicamente quien padece esta condición tiene una hipersensibilidad al dolor muy alta, lo cual hace que el diagnostico sea muy difícil; los médicos empiezan a buscar respuestas a esta fatiga crónica y exceso de dolor, y no hay nada que aparentemente la esté ocasionando.

Dar un diagnóstico acerca de un paciente con fibromialgia es realmente difícil.

La persona que la padece no entiende el origen de esta hipersensibilidad al dolor, de la fatiga constante y los malestares generalizados en el cuerpo; empieza a sentir la influencia negativa de la enfermedad en cada ámbito de su vida.

En ocasione quien la padece puede sumirse en depresión profunda por el desconocimiento y la falta de diagnóstico acerca de esta extraña condición.

Más del 3% de la población mundial sufre de fibromialgia diagnosticada, sin contar aquellos que no han sido evaluados.

Esta enfermedad ataca más comúnmente a las mujeres.

Muchos piensan que el origen de esta enfermedad es meramente genético; otras nuevas teorías señalan como detonantes:

  • La contaminación
  • Los factores ambientalesL
  • A mala alimentación
  • Las hormonas que llevan los animales de granja que se consumen entre otras como el tabaco y el alcohol.

Sin embargo, nada de esto está comprobado, solo son meras especulaciones.

La fibromialgia ataca directamente al sistema nervioso

Lo que sí es sabido es que esta condición ataca el sistema nerviosos central causando un desequilibrio que hace que el individuo sufra de alta hipersensibilidad al dolor.

Aunque aún se avanza constantemente en el conocimiento de esta enfermedad, lo cierto es que aún no se conoce a ciencia cierta qué es lo que la provoca.

Lo que si que se sabe es que los pacientes que la padecen tienen un percepción del dolor distinta a la de los demás; estos dichos pacientes sienten dolor cuando el resto de personas no.

La fibromialgia también provoca rigidez, sobre todo en las primeras horas de la mañana, localizándose en manos y pies principalmente.

La fibromialgia aparece en pacientes que han superado una infección bacteriana o viral o también en aquellos que han sufrido un accidente. También ha aparecido después de otras enfermedades como la artritis reumatoide.

La fibromialgia es conocida como un síndrome, por lo que los médicos lo identifican cuando aprecian en el paciente unos síntomas que encajan con los síntomas prefijados de una persona que padece fibromialgia.

Como ya se ha comentado, en estos momentos, la enfermedad aún no tiene una cura definitiva, por lo que todos los tratamientos van encaminados a ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente, aliviando los síntomas tanto como sea posible.

¿Quién padece la fibromialgia?

Según estudios recientes afecta a 5 millones de personas sólo en Estados Unidos, siendo el 80% de ellas mujeres. La fibromialgia suele diagnosticarse en personas en edad avanzada.

Según dicho estudio, la fibromialgia aparece con mayor frecuencia en aquellos pacientes que hayan padecido una artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico (lupus) o espondilitis anquilosante.

De igual forma también se demostró que aquellas mujeres con ascendencia que hubiera padecido fibromialgia tienen mayor predisposición a desarrollar este síndrome.

Síntomas de la Fibromialgia

Muchos síntomas que puede presentar quien padece esta condición dependerá del especialista en salud que lo evalué, par así determinar si su cuadro clínico responde a la Fibromialgia y no a otro trastorno.

Como anteriormente explicábamos, esta enfermedad está rodeada por mucha controversia, ya  que es muy difícil de diagnosticar. Sin embargo, las personas que padecen esta dolencia pueden presentar la siguiente sintomatología:

El dolor es el principal síntoma de la fibromialgia

Dolor generalizado

Este es el principal síntoma de esta enfermedad: un dolor musculo esquelético severo, generalizado y difuso se puede extender por varias puntos del cuerpo.

Este dolor puede durar hasta 3 meses o más, desaparece y vuelve a aparecer. Las personas que lo padecen lo describen como intenso, suele empeorar con la actividad física, el frío y hasta las tensiones emocionales.

Normalmente se presenta en el cuello, la espalda, el tórax y los muslos. Pueden sufrir de calambres dolorosos y en ocasiones espasmos musculares localizados.

También pueden presentarse fuertes dolores de cabeza y migrañas.

También hay síntomas menos frecuentes pero que pueden estar asociados a la Fibromialgia como:

  • Incontinencia urinaria
  • Movimientos paroxísticos
  • Mala memoria y dificultad de concentración
  • Alta sensibilidad al tacto
  • Picazón y escozor
  • Sequedad de las mucosas
  • Zumbidos en los oídos y hasta alteraciones en la visión.

No necesariamente deben presentarse estos síntomas para tener Fibromialgia. Aún así, esta dolencia también se caracteriza por presentar ciertos trastornos psíquicos como los siguientes:

  • Trastornos del sueño
  • Debilitamiento intenso o adinamia
  • Astenia
  • Rigidez en las extremidades
  • Alteraciones digestivas
  • Fuertes crisis depresivas
  • Episodios de ansiedad
  • Imposibilidad de conciliar el sueño y cuando lo hacen son víctimas de pesadillas recurrentes.

Cansancio y fatiga

Básicamente la persona se haya agotada y no puede dormir bien. Por lo tanto, constantemente se encuentra cansado con fatiga y malestares en el cuerpo.

Esta enfermedad llega a ser muy difícil de llevar, puesto que llega a imposibilitar llevar con regularidad sus actividades del día a día a quien la padece.

Otros síntomas de la fibromialgia

Además del dolor causado por la fibromialgia, las personas que la padecen también presentan otros síntomas:

  • Dificultada para conciliar el sueño.
  • Rigidez en las primeras horas del día.
  • Dolor durante el periodo menstrual.
  • Dolores de cabeza.
  • Adormecimiento de las manos o los pies.
  • Dificultad para concentrarse.

Además del dolor muscular, el cansancio y los trastornos del sueño, la fibromialgia puede manifestar otros síntomas tales como los siguientes:

  • Jaquecas y dolores de cabeza. Éstos son provocados por la rigidez que soportan los músculos del cuello y los hombros.
  • Dolores abdominales.
  • Depresión.
  • Sensibilidad a la luz y los ruidos.
  • Dolor intenso durante la menstruación.
  • Necesidad constante de miccionar.

Éstos son solo algunos de los síntomas adicionales de la fibromialgia. Si tiene dudas o cree que puede padecer esta enfermedad, una rápida visita el médico podrá sacarle de dudas, ya que por suerte, se trata de una enfermedad relativamente fácil de diagnosticar.

Diagnóstico de la fibromialgia

Diagnóstico de la fibromialgia

Diagnosticar Fibromialgia puede ser muy difícil. No se puede empezar a realizar pruebas para determinar si se padece esta condición, ya que no hay ninguna que arroje resultados precisos, por lo cual se procede a hacer un diagnóstico diferencial, es decir, descartar otras enfermedades antes de llegar a la diagnosis.

Normalmente la fibromialgia puede venir acompañada de otras enfermedades como el lupus, la artritis y la espondilitis anquilosante.

Sin embargo esta condición también se puede presentar en pacientes que han sufrido accidentes, episodios traumáticos o estresantes.

Para hacer un diagnóstico se debe dedicar a un estudio profundo del individuo, pues muchos de los síntomas corresponden a otras enfermedades.

Por lo tanto, para lograr un diagnóstico certero debe hacerse una evaluación completa, descartar la posibilidad de cualquier otra enfermedad.

Actualmente se hace un diagnostico por puntos de dolor, más adelante se ahondara en ese particular.

Cómo detectar la fibromialgia

Para ayudarte a saber si tienes fibromialgia te presentamos a continuación una serie de síntomas de dicha enfermedad que deberás corroborar con una visita al médico, puesto que la fibromialgia es una enfermedad crónica en la que los dolores causados por la misma duran varios meses.

Además de los dolores en las distintas partes del cuerpo que hemos mencionado causados por la fibromialgia, las personas que padecen esta enfermedad suelen padecer de fatiga y dormir mal, es decir, tener trastornos del sueño. Independientemente de la cantidad de horas que se duerman por la noche, si se padece de fibromialgia, al día siguiente siempre se sentirá un gran cansancio y la persona se fatigará con facilidad, existiendo algunos días en los que el cansancio sea tan grande que no se puedan realizar algunas de las actividades que se realizan normalmente.

Las personas que padezcan fibromialgia también pueden presentar el síndrome de las piernas inquietas así como apneas del sueño. El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno neurológico por el que el paciente tiene sensaciones desagradables en las piernas que incitan al paciente a andar para aliviar las mismas.

Otros síntomas comunes de la fibromialgia son los dolores de cabeza y las migrañas, que pueden llegar a alcanzar al 50% de los pacientes de la fibromialgia, así como un 40% de los afectados que padecen del síndrome del colon irritable padeciendo a causa de éste molestias digestivas.

Estas dolencias pueden confundirse con otros dolores causados por otras enfermedades, por lo que la visita el médico es obligada.

La fibromialgia fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud en 1992 y afecta a entre un 2% y un 5% de la población siendo el 80% de los pacientes mujeres, que padecen la enfermedad en la mayor parte de los casos entre los 40 y los 50 años.

Se trata de una enfermedad que provoca dolor en los músculos y cansancio en el paciente. El dolor es especialmente severo en determinados puntos del cuerpo, tales como el cuello, la espalda, los brazos, los hombros o las piernas y son hipersensibles al tacto.

Puntos dolorosos de la fibromialgia

Puntos dolorosos de la fibromialgia

Existen hasta 18 puntos dolorosos donde se pueden sentir los efectos de la fibromialgia.

Una manera fácil de diagnosticar la enfermedad es la siguiente: tras realizarse todas las pruebas pertinentes para descartar otras enfermedades, el medico reumatólogo o especialista debe evaluar si en más de 11 de los 18 puntos que se nombran se presenta dolor durante tres meses o más.

  • Segunda costilla en ambas partes de cuerpo derecha es izquierda.
  • Cervical inferior, esta se haya en la parte delantera de las vértebras cervicales al igual que todos los puntos mencionados en ambas partes derecha e izquierda.
  • Occipucio, se encuentra en la base del cráneo.
  • Epicóndilo lateral: este se encuentra en la parte frontal de los antebrazos dos centímetros sobre el pliegue.
  • Trapecio.
  • Rodillas.
  • Glúteos.
  • Trocánter mayor: se encuentra por debajo y detrás de la cadera.
  • Supraespinosos: ubicado encima del borde medial de la espina escapular.

El dolor de la fibromialgia

El dolor se manifiesta de forma generalizada en los pacientes que padecen fibromialgia y en algunas ocasiones el dolor está acompañado de cansancio generalizado o cansancio muscular.

La intensidad del dolor que padezca el paciente puede ser mayor o menor según el periodo de tiempo, pero, por desgracia, nunca acaba de desaparecer del todo.

Normalmente, el dolor causado por la fibromialgia suele ser más intenso en la mañana, en periodos de mucho estrés o cuando hay cambios meteorológicos importantes. La fibromialgia se clasifica según lo que afecta la enfermedad a la vida del paciente en leve, moderada o severa

  • Fibromialgia leve: según la valoración de los médicos, la fibromialgia leve tiene una puntuación clínica menor del 50%. La fibromialgia leve no afecta a la vida normal del paciente ni interfiere en sus actividades normales, como el trabajo.
  • Fibromialgia moderada: es aquella que los médicos valoran entre un 50% y 75% en la escala de valoración clínica. Provoca una pérdida parcial de la actividad diaria del paciente ya que interfiere en el poder realizar normalmente el trabajo.
  • Fibromialgia grave: en la escala de valoración clínica supera el 75% e imposibilita al paciente para trabajar de forma normal y llevar una vida normal.

La escala de valoración clínica se conoce mediante un cuestionario y prueba llevados a cabo por los médicos conocido como Cuestionario de Impacto de Fibromialgia.

Los pacientes que padecen fibromialgia sufren un cansancio enorme debido, en parte, a trastornos en el sueño que no les dejan descansar de forma correcta. No en todos los casos significa que se padezca de insomnio, sino que se tiene dificultad para caer en un sueño profundo y reparador, por lo que también se pueden ver afectadas otras funciones como la de concentrarse o la memoria inmediata al no descansar el cerebro correctamente.

Los síntomas de la fibromialgia son en parte comunes con el Síndrome de Fatiga Crónica en un 80% de los pacientes aunque no sucede de la misma forma a la inversa. Solo un médico especialista podrá valorar correctamente los síntomas de la fibromialgia, siendo relativamente fácil de diagnosticar hoy en día.

¿La fibromialgia se hereda?

Los últimos estudios apuntan a que en determinadas familias hay mayor probabilidad de que aparezca la fibromialgia en alguno de sus integrantes. Si un familiar directo padece fibromialgia, tenemos casi 9 veces más probabilidades de padecer fibromialgia que el resto de la gente.

De hecho, cuando la fibromialgia aparece en pacientes jóvenes, se ha comprobado que más del 70% de sus madres también padecían esta dolorosa enfermedad.

Trataminetos de la fibromialgia

Tratamientos de la fibromialgia

Los tratamientos contra la fibromialgia suelen empezar con una explicación al paciente sobre en qué consiste este síntoma, en la explicación de que no produce incapacidad y de las distintas opciones disponibles para su tratamiento.

Los pacientes suelen optar por soluciones que pasan por el reposo, ya que de esta forma el dolor se asienta en los músculos. Los médicos desaconsejan esta opción, ya que los músculos al no usarse se atrofian, empeorando la situación.

Un tratamiento recomendado es la práctica de ejercicios poco agresivos, como andar, dar paseos en bicicleta o nadar distancias no muy largas. Se combate el dolor con analgésicos al igual que los problemas para dormir. Además, también se tratan los problemas psicológicos del paciente asociados a la enfermedad, aplicándosele terapias de relajación.

El tratamiento de la fibromialgia es muy difícil de determinar pues en realidad no existe un tratamiento que dé resultados efectivos, la persona que padece esta condición debe cambiar radicalmente su vida.

Adoptar un estilo de vida más saludable, llevar una dieta equilibrada que cumple ciertos requisitos.

Entre los tratamientos cuentan:

Las terapias conductuales, el ejercicio y el tratamiento farmacológico, pero los resultados varían según la persona que lo lleve a cabo arrojando diversos resultados: unos muy favorables y otros que no influyen como se espera en la mejora del paciente.

Siempre se recomienda contactar con un especialista en fibromialgia, pues un médico que no conozca la condición a profundidad puede carecer de empatía con el dolor y los síntomas que padezca el paciente

Normalmente se trata por medio de un equipo multidisciplinar que incluyen reumatólogos, psiquiatras, neurólogos y fisioterapeutas, entre otros muchos más que ayuden a sobrellevar la condición de manera que no paralice la vida de quien padece esta enfermedad.

Los cambios positivos y ciertas dietas, suplementos parecen funcionar adecuadamente. Sin embargo, es importante que el tratamiento este adecuado a cada paciente y sea sometido a la supervisión constante para observar la evolución del mismo.

La Fibromialgia es una condición médica grave que afecta notablemente a quien la padece, y puede hacer realmente difícil realizar actividades cotidianas.

Pero con los cambios de hábitos, apostar por una vida más sana, todo es posible no dejes de contactar a tu médico de cabecera si sospecha que estas padeciendo esta grave enfermedad.

Alimentación para la fibromialgia

Si padeces de fibromialgia puede que te hayan hablado sobre determinados alimentos que son más o menos adecuados para la enfermedad de la fibromialgia.

Como bien sabes, esta enfermedad causa fuertes dolores en varias partes del cuerpo, afectando a músculos y huesos. Además, también provoca en el paciente un mayor cansancio del que podría considerarse como normal.

Además de complementarse con un tratamiento personalizado hecho por un médico especialista en fibromialgia, se ha comprobado que, también bajo recomendación médica, una dieta equilibrada y especial puede ayudar a los pacientes que padezcan fibromialgia.

Para que la dieta en cuestión sea adecuada y saludable para el paciente, la misma debe estar preparada para cada paciente en base a su edad, constitución, estado físico, nivel de actividad física y a un análisis de sangre en muchos casos para ver el estado del paciente.

Los pacientes de fibromialgia padecen dolor y malestar constante por lo que su vida normal se ve afectada de forma importante, variándose también los hábitos alimenticios del paciente.

Esto afecta al estado nutricional del paciente y en algunos casos puede llevar a la obesidad debido a la falta de actividad física.

Alimentación recomendada para la fibromialgia

En general, mejorar la alimentación y mantener una dieta rica en vitaminas, fibra, minerales así como en ácidos grasos ayudarán al paciente a mejorar su estado de salud, así como evitar en la medida de lo posible los alimentos procesados y que contengan elementos químicos artificiales.

También es recomendable tener un horario de comidas estable, y que no supere las 4 comidas al día, ya que de esta forma mantendremos el organismo activo al mismo tiempo que le damos al cuerpo la energía que necesita.

También es recomendable evitar las comidas azucaradas y con grasas saturadas, que en general, no resultan recomendables en ningún caso. Asimismo es recomendable optar por comer más pescado en lugar de carne roja, ya que el pescado azul en concreto aporta ácidos esenciales Omega-3 que ayudarán a mejorar tu estado de salud.

Tanto para la alimentación para la fibromialgia como para la vida en general, incluir vegetales y frutas en la dieta siempre es una gran idea, como por ejemplo las espinacas, la lechuga o los espárragos.

También son recomendables algunos alimentos concretos la sopa de ortiga o las nueces, que ayudan a mantener los músculos en buenas condiciones evitando así el dolor.

A los pacientes de fibromialgia también se les recomienda un litro y medio de agua al día, también entre comidas para mantenerse siempre hidratado. Además, en ocasiones la medicación que se toma para la fibromialgia puede provocar sequedad en la boca por lo que beber agua puede ayudar con dichos síntomas.

Los ácidos grasos esenciales

Como hemos comentado, es importante incorporar a la dieta los ácidos grasos, ya que serán beneficiosos para la mayoría de los pacientes.

  • Aceites esenciales Omega 6 como el aceite de canola, de uva, de oliva o de maíz. También se puede encontrar este aceite esencial en las semillas de sésamo así como en las nueces. Por ello es importante incorporar este aceite esencial en la dieta para la fibromialgia.
  • Aceites esenciales Omega 3: podemos encontrarlo en las legumbres o en los frutos secos. También se encuentra en el pescado azul o en el marisco, por lo que de igual forma es importante añadir estos alimentos a nuestra dieta si queremos tener una buena alimentación en caso de tener fibromialgia.

Investigaciones sobre la fibromialgia

Dado que no se conocen perfectamente el funcionamiento de la enfermedad ni que desencadenantes son los responsables de que un paciente la desarrolle, se están llevando a cabo investigaciones para arrojar luz sobre una dolencia que afecta a muchísima gente alrededor del planeta.

Las investigaciones se están centrando en saber porque las personas que padecen fibromialgia son más susceptibles al dolor que el resto. También se siguen investigaciones de índole genética. Se están estudiando en profundidad algunos genes que podrían ser los responsables de que una persona sea más propensa a padecer fibromialgia.

También se siguen distintas líneas de investigación. La primera estudia el uso de medicamentos combinados con tratamiento psicológico al paciente como un posible tratamiento del paciente. La otra estudia formas de reducir el dolor sin la intervención de medicamentos en el tratamiento al paciente.

Por otra parte, y siguiendo con técnicas psicológicas, se intenta ayudar a las personas que padecen fibromialgia mediante métodos para mejorar la calidad del sueño, aliviando así su estrés.

Fibromialgia, síntomas e investigaciones

La fibromialgia es una dolencia de la que se conoce más bien poco, y es que no aún no hay tratamientos efectivos para esta enfermedad ni tampoco exámenes o analíticas que dejen claro quien padece fibromialgia, por lo que la pregunta de cómo saber si tengo fibromialgia está más que justificada

La fibromialgia afecta en mayor medida a las mujeres y una forma de reconocerla es padecer dolor muscular sin notar inflamación en la zona. También es común sentir dolor en ligamentos, tendones o articulaciones de todo el cuerpo.

La forma de actuar de la fibromialgia es desconocida y es por ello que en un momento puede doler una parte del cuerpo y al día siguiente desaparecer dicho dolor para aparecer en otra parte totalmente distinta.

Si te preguntas cómo saber si tengo fibromialgia, en primer lugar deberías acudir a un médico que puede hacer una exploración de las zonas doloridas. Dicha exploración consiste en presionar distintos puntos sensibles del cuerpo humano para obtener una reacción del mismo a dicha presión.

Algunos de dichos puntos dolorosos de la fibromialgia se encuentran en el cuello (parte delantera y posterior), en el pecho, la espalda, las caderas, los glúteos o las articulaciones de codos y rodillas. Si en cualquiera de dichos puntos se siente dolor con la presión ejercida por el médico, aumenta las posibilidades de que el diagnóstico sea el de fibromialgia.

Artículos relacionados

Fibromialgia
5/5 - 5 votos