La fascitis plantar afecta a la planta del pie, y antes de seguir explicando en qué consiste la fascitis plantar, hay que conocer (superficialmente) la estructura que compone la planta de nuestros pies. La fascia plantar es un tejido grueso que se encuentra en la planta de los pies que abarca la superficie desde el talón hasta el inicio de los dedos en cada uno de los pies.

La fascia plantar tiene como función principal el funcionar como una especie de tensor del pie que al mismo tiempo permite mantener la curvatura de la planta del pie al mismo tiempo además de servir de soporte y amortiguador para cada uno de los impactos que reciben los pies cada día (andar o correr por ejemplo).

Llamamos fascitis plantar a la inflamación de la fascia y que normalmente se debe a un uso excesivo de la misma. Por ello, la fascitis plantar es una enfermedad común en deportistas. Otra causa bastante frecuente de fascitis plantar es un sobreestiramiento de la misma y en algunos casos también puede deberse a factores genéticos. La fascitis plantar consiste en unos pequeños traumatismos a los largo de la fascia plantar que no pueden curarse por sí mismos, por lo que poco a poco la situación se va agravando si no se reposa.

Causas de la fascitis plantar

Hasta hace relativamente poco tiempo, existía la creencia de que la fascitis plantar siempre estaba asociada a la existencia de un espolón en el talón. Aunque la existencia de dicho espolón es una causa real de la fascitis plantar, no es la única. Dicho espolón de hueso es una protuberancia que se forma en el hueso del talón que provoca una inflamación de los tejidos cercanos al mismo, entre los que se encuentra la fascia plantar.

fascitis plantar

Como hemos comentado anteriormente, una de las principales causas de la fascitis plantar es un uso excesivo de los pies, que produce una sobrecarga de la fascia plantar que se va desarrollando poco a poco de forma progresiva.

En corredores, el realizar largas carreras en terrenos abruptos puede ser causa de fascitis plantar. Además, si se realizan dichos esfuerzos sobre un calzado incorrecto que no sujeta correctamente la planta del pie, el resultado será el mismo.

Aquellas personas que tengan pies planos, tienen una mayor predisposición a padecer fascitis plantar en algún momento de su vida. Asimismo, tener sobrepeso también afectará a las probabilidades de padecer fascitis plantar en algún momento.

Otra causa común de la fascitis plantar es tener un tendón de Aquiles tenso, que no funcione de manera correcta y afecte de esta forma a la fascia plantar.
Tener un músculo sóleo no desarrollado correctamente también puede ser una causa de fascitis plantar. Esto se debe a que dicho músculo es el encargado de la flexión de la planta del pie. Si dicho músculo no funciona correctamente, modificaremos nuestro andar pudiendo provocar con ello fascitis plantar.
A medida que nos hacemos mayores, la fascia plantar va perdiendo elasticidad, y si a esto le sumamos que toda la musculatura que interviene en los movimientos del pie también se va debilitando, la fascia plantar cada vez se ve más afectada.

Estas son solo algunas de las causas de fascitis plantar más comunes, no obstante, si te duele la planta del pie o sospechas que puede padecer fascitis plantar, te recomiendo que visites a un especialista que pueda valorar tu caso personalmente.

Síntomas de la fascitis plantar

La fascitis plantar tiene lugar cuando la fascia plantar se sobrecarga en exceso provocando con ello dolor en la zona y dificultades para andar o correr. La fascia plantar es el tejido que se encuentra en la planta del pie y es el responsable de darle al pie su característico arco. Por lo tanto, la fascitis plantar existe cuando dicha fascia se inflama.

Los síntomas de la fascitis plantar se pueden presentar de distintas formas y aparecer más o menos rápidamente. Puede tratarse de un proceso acumulativo en el que poco a poco va aumentando el dolor en la fascia plantar debido al esfuerzo físico, o también puede aparecer tras una actividad física puntual.

sintomas de la fascitis plantar

Para saber si padeces fascitis plantar es importante que acudas a un médico, que es el único que puede diagnosticar correctamente esta dolencia. El médico en cuestión normalmente te hará preguntas sobre qué tipo de actividad física realizas y te preguntará por distintos síntomas de la fascitis plantar. Entre otros exámenes que realizará el médico para saber si padeces fascitis plantar, te examinará la planta del pie para valorar la sensibilidad de la misma, buscará hinchazón o enrojecimiento en la zona y te preguntará si sientes una especial tensión o rigidez en la planta del pie. A continuación mencionamos algunos de los síntomas de fascitis plantar más comunes.

  • Dolor en el talón: este dolor suele localizarse en la zona central del mismo. Según refieren la mayoría de los pacientes, se trata de un dolor intenso en la parte central del talón que se hace más notable en las primeras horas de la mañana. También se nota mucho este dolor en el talón tras periodos largos sentados o inactivos. También es normal que este dolor en el talón se haga más intenso cuando se hace deporte. También es común que este dolor en el talón esté acompañado por dolor en el resto de la planta del pie aunque también puede manifestarse como un ardor intenso en dicha zona.
  • En ocasiones la zona también se vuelve extremadamente sensible y se puede apreciar hinchazón a simple vista.
  • Enrojecimiento de la zona y calor en la misma. Esto es debido a que la mayoría de los síntomas de la fascitis plantar son causados por la inflamación de la fascia plantar. Además, dado que la fascitis plantar provoca microtraumatismos en la fascia plantar, éstos provocan asimismo pequeños edemas que favorecen la aparición de calor en la zona.
  • Planta del pie tensionada: otro síntoma de la fascitis plantar puede ser que la planta del pie se encuentre en tensión y presenten distintos grados de rigidez. Esta tensión se debe a la inflamación que padece la fascia plantar.

El diagnóstico de la fascitis plantar

Como ya hemos comentado en el blog, la fascitis plantar es una dolencia que afecta a la fascia plantar, que es un tejido elástico que se encuentra en la planta del pie, funcionando como una especie de amortiguador de todos los impactos que recibe el pie a diario. Distintas causas pueden crear una fascitis plantar, entre las que destacan el deporte intenso o el calzado inadecuado.

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de la fascitis plantar por parte del médico suele ser bastante sencillo de llevar a cabo. El médico tiene que buscar síntomas como la hinchazón en la planta del pie o zonas cercanas, así como el enrojecimiento de esa zona y una sensibilidad aumentada en la zona del talón al ser presionado.

En otras ocasiones, el médico, para identificar mejor las causas de la fascitis plantar puede realizar un estudio de la pisada del paciente a través de determinados procesos en los que se pide al paciente que ande y corra sobre una superficie preparada para captar distintos datos. Dichos datos, tras pasar por el ordenador, arrojarán información que el médico podrá interpretar para saber si pisamos bien o mal al andar o correr.

También pueden realizarse radiografías o ecografías en los casos de fascitis plantar, sobre todo en aquellos casos en los que el médico quiere descartar otras enfermedades posibles, aunque en la mayoría de los casos no es necesario realizar este tipo de diagnósticos.
Es muy importante visitar a un médico especializado en este tipo de dolencias, ya que es importante diagnosticar correctamente la dolencia para poder llevar a cabo el mejor tratamiento posible para que el paciente puede recuperarse lo mejor y más rápidamente posible.

El tratamiento de la fascitis plantar

En la mayoría de los casos el tratamiento de la fascitis plantar es bastante efectivo, aunque suele necesitar de varios meses para ser realmente efectivo. Por lo tanto el tratamiento que el doctor proponga para la fascitis plantar debe mantenerse el tiempo que sea necesario. Principalmente el tratamiento de la fascitis plantar combina el uso de antiinflamatorios con ejercicios de estiramiento.

tratamiento de la fascitis plantar

A continuación vamos a comentar algunos de los ejercicios de estiramiento que los médicos suelen recomendar para el tratamiento de la fascitis plantar, pero no hay que olvidar que dichos tratamientos pueden variar de una persona a otra, por lo que es importante acudir al médico antes de ponerse a hacer cualquiera de estos ejercicios.

  • Estiramientos sobre superficie inclinada o escalón: consiste en apoyar el pie afectado en un escalón y la rodilla contraria ligeramente flexionada manteniendo así una postura cómoda. En esta posición se debe presionar el talón hacia abajo, estirando de esta forma la fascia plantar.
  • Ejercicios con una sola pierna: manteniendo siempre el equilibrio (podemos tomar un punto de apoyo). De esta forma, manteniéndonos a la pata coja, tendremos que ponernos de puntillas sobre el pie afectado para luego bajar poco a poco, controlando en todo momento el movimiento.
  • Estiramiento con cinta: con las piernas estiradas y sentados en el suelo debemos rodear el pie con una cinta o toalla justo por debajo de los dedos. De esta forma debemos tirar de la cinta hacia el tronco durante unos 15-30 segundos para después volver a la posición inicial.

En general también puede recomendarse el uso de hielo en la zona afectada, ya que puede ayudar a disminuir la inflamación de la zona así como el dolor. Como ya se ha comentado anteriormente, es muy importante acudir a un médico antes de iniciar cualquier tipo de ejercicio por iniciativa propia, ya que podría ser contraproducente si no se realiza bajo la supervisión adecuada.

La fascitis plantar tiene lugar cuando la fascia plantar se ve alterada debido a un uso excesivo de la misma. La fascia plantar se encuentra en la planta del pie y es una banda de tejido elástica, que al soportar demasiada tensión o un uso demasiado intenso (debido al deporte por ejemplo), puede verse dañada y provocar dolor en el paciente.

Vamos a ver distintos tipos de tratamientos para la fascitis plantar que un especialista puede recomendarnos.

Tratamiento para la fascitis plantar: los estiramientos

Los ejercicios de estiramiento que vamos a comentar a continuación pueden servir en su caso solo si un especialista así lo recomienda. Por lo tanto, es imprescindible visitar a un especialista que valore el alcance de la fascitis plantar para después presentarle el mejor tratamiento para la misma. Consultar por tanto a un médico o a un fisioterapeuta es necesario.

El primer estiramiento consiste en estirar la zona afectada con la ayuda de una tabla inclinada o un escalón. Deberá colocarse el pie a estirar en un escalón o tabla y con el otro pie a la misma altura pero sobre superficie normal, se deberá presionar el talón del primero hacia el suelo, estirando de esta forma el talón y la parte posterior de la pantorrilla. Se deberá mantener dicha posición durante un minuto aproximadamente para tras descansar durante un momento, repetir el ejercicio unas 5 veces.

El segundo estiramiento para la fascitis plantar debe realizarse con cuidado y siempre bajo recomendación médica. Consiste en ponerse a la pata coja sobre el pie afectado y poco a poco y manteniendo el equilibrio (puedes apoyarte en algo para estar más estable), tendrás que ponerte de puntillas manteniendo así todo el peso sobre la punta de los pies. Cada serie debe tener unas 10 repeticiones, y la cantidad de series tendrá que indicárnosla el médico o fisioterapeuta.

Otro estiramiento para la fascitis plantar que puede formar parte del tratamiento recomendado por el médico consiste en realizar ejercicios con frío. Uno de ellos consiste en utilizar una lata de refresco frío, ponerla bajo la planta del pie y hacerla rodar sobre el suelo. El frío ayudará a que el dolor en la zona disminuya.

Otros tratamientos para la fascitis plantar

A continuación vamos a ver otros tratamientos para la fascitis plantar que pueden estar recomendados, pero como siempre, debe ser el médico o fisioterapeuta el que recomiende su uso.

En primer lugar tenemos la crioterapia, que consiste en aplicar frío sobre la zona afectada unas 4 veces al día en periodos de 15 minutos.
El médico también puede recomendar tomar analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol para aliviar el dolor causado por la fascitis plantar.
Otro tratamiento para la fascitis plantar son los ultrasonidos, que serán aplicados normalmente por un fisioterapeuta, así como los masajes en la zona que pueden ayudar a reducir el edema así como el dolor.

Por otra parte, el uso de plantillas así como de calzado adecuado pueden ayudar a disminuir la tensión y el dolor de la fascia plantar. Son imprescindibles tanto cuando se padece de fascitis plantar como para su prevención.

Como hemos comentado varias veces a lo largo del artículo, lo importante de un tratamiento para la fascitis plantar es el momento y cómo se aplica, y dicha decisión solo puede tomarla un profesional.

El tratamiento de la fascitis plantar suele ser eficaz, aunque como en gran parte de los tratamientos médicos (por no decir todos), la eficacia del tratamiento dependerá en gran medida del estado de la dolencia en cada paciente, sus antecedentes, el tiempo que se haya tardado en visitar al médico, etc. entre otras dolencias.

A continuación vamos a comentar algunos ejercicios que en ocasiones sirven como tratamiento para la fascitis plantar, pero que nunca deben realizarse a menos que sean recomendados por un médico. Un fisioterapeuta también puede indicar si los ejercicios para la fascitis plantar son adecuados o no.

Ejercicios para la fascitis plantar

El primer ejercicio que vamos a comentar que sirve como tratamiento para la fascitis plantar es el llamado estiramiento en tabla inclinada. El ejercicio consiste en estirar la planta del pie de la siguiente forma (se puede realizar en una tabla inclinada o también en un escalón). Con el pie sobre el escalón y el otro a la misma altura, con la rodilla contraria al primer pie un poco flexionada, se completa el ejercicio presionando el talón hacia abajo durante unos 50 o 60 segundos para estirar la zona. Se puede repetir el ejercicio unas 4 o 5 veces con cada pie si es necesario. Como ya hemos comentado, este ejercicio solo deberá realizarse si el médico o fisioterapeuta lo recomiendan.

El siguiente ejercicio consiste en dejar todo el peso del cuerpo sobre la punta del pie. Para ello, sujetándonos en una pared por ejemplo, deberemos ponernos a la pata coja y elevarnos sobre la punta de los dedos. Después de mantener la posición durante unos 2 segundos, se deberá bajar poco a poco (controlando siempre la bajada). Se pueden hacer unas 10 repeticiones si no se carga mucho la zona. También es importante realizarlo correcta y lentamente para evitar cargar en exceso la zona del empeine.

ejercicios para la fascitis plantar

Estiramiento de las plantas de los pies. Este ejercicio consiste en estirar mediante la ayuda de una toalla o cinta elástica las puntas de los pies. Debemos colocarnos sentados en el suelo con las piernas estiradas y los pies rectos. De esta forma, pasaremos la toalla o la cinta elástica alrededor de los pies y estiraremos ligeramente hacia nosotros poco a poco, realizando así el estiramiento.

Otro ejercicio que puede recomendarse y que sirve para además de trabajar la zona, enfriarla, es hacer girar un bote de refresco frío con la planta del pie desnudo. De esta forma, en la mayoría de los casos (insistimos en la supervisión médica) el frío ayudará a reducir el dolor en la zona.

Tratamientos genéricos para la fascitis plantar

Como hemos comentado, se puede poner hielo en la zona afectada, ya que éste actúa como antiinflamatorio y ayuda a disminuir el dolor. Siguiendo siempre las instrucciones del médico o del fisioterapeuta se debe aplicar hielo en la zona afectada. Se puede aplicar hielo una o dos veces al día en la mayoría de los casos.

También suele recomendarse guardar reposo para evitar que la fascia plantar no se cargue más y más con el ejercicio físico.
Evidentemente, el uso de un buen calzado es imprescindible para recuperarse de la fascitis plantar. Evitar el uso de tacones también contribuye a evitar la aparición de la fascitis plantar.

Más Artículos interesantes

Fascitis Plantar
5/5 - 5 votos