La escoliosis lumbar es una afección que consiste en una curvatura lateral de la espalda superior a los 10 grados. En la mayoría de casos, la curvatura es de unos 5 grados.

La escoliosis lumbar, suele tener forma de C o de S y las razones, a día de hoy, no están del todo claras, es decir, no se puede dar una razón de porqué unas personas padecen escoliosis y otras no.

En el plano vertical de la columna, la curvatura es normal ya que nos ayuda a equilibrarnos mientras andamos, pero cuando la escoliosis se da en la zona lumbar, normalmente requiere de tratamientos más serios (en aquellos casos en los que es más incapacitante)

¿Duele la escoliosis? 

En la mayoría de los casos la escoliosis no duele a los pacientes, aunque sí que puede, en los casos más graves, interferir en la vida normal del paciente.

¿Por qué acudir al médico?

La mayoría de los casos por los cuales las personas acuden al médico a causa de una escoliosis son al notar que la ropa le queda asimétrica o que nota a simple vista una descompensación en la altura de sus hombros.

Escoliosis

Causas de la escoliosis lumbar

Esta enfermedad de la espalda aparece como consecuencia de deformaciones en la columna vertebral de nacimiento. Se pueden heredar de los padres o causadas por el entorno u otras influencias. El 80% de los pacientes de escoliosis lumbar no se les puede identificar la causa, conociéndose entonces como escoliosis idiopática. En algunos casos raros, la escoliosis puede afectar a los huesos de las piernas.

La investigación para conocer las causas de la escoliosis lumbar  se están centrando en la investigación genética de los pacientes, al observarse que gran parte de los pacientes tienen padres con esta misma afección.

Cómo saber si se tiene escoliosis lumbar

Normalmente la escoliosis se descubre en revisiones médicas rutinarias cuando el médico detecta una desviación en la columna. De igual forma, en edades tempranas también puede notarse una descompensación en los hombros o en la longitud de las piernas. El hecho de que la escoliosis no produzca dolor normalmente (y menos en edades tempranas) y que tampoco manifieste síntomas hace que sea muy importante las revisiones médicas periódicas con el fin de detectar cuánto antes este tipo de enfermedades.

dolor por escoliosis

Como hemos comentado anteriormente, la detección en edades tempranas de la enfermedad es una buena forma de evitar que la curvatura de la espalda vaya a más así como para intentar controlar la incapacidad progresiva que provoca la escoliosis lumbar.

Una preocupación de los padres es si el peso que llevan los niños en la mochila puede ser un desencadenante de la escoliosis. No existe evidencia científica alguna que haga referencia a que cargar demasiado peso en la mochila cause escoliosis lumbar, aunque no se descarta que pueda producir otras dolencias más leves.

La mejor prevención posible es realizar exploraciones periódicas a los niños con el fin de detectar la enfermedad de forma rápida, poniendo especial interés en aquellos niños que tengan familiares con escoliosis lumbar.

Cómo se trata la escoliosis lumbar

Dependiendo de lo avanzada que esté la escoliosis el médico tendrá que optar por un tratamiento más o menos agresivo, así como la vigilancia a la que se deberá someter al paciente, el uso de corsés o de cirugía en aquellos casos en los que fuera necesario.

corses para escoliosis

Se puede decir que aquellas escoliosis que presenten una curvatura menor de 20º deben ser vigiladas con el fin de medir la evolución de la enfermedad con el paso del tiempo y evaluar, en los casos en los que aumente, el uso de corsés o de realizar una cirugía.

Si la curvatura está entre 20º y 50º, normalmente se utilizan corsés, dependiendo su forma de la zona de la espalda afectada. Estos corsés los fabrican los técnicos ortopédicos y luego ser validados por el médico antes de colocarse en la espalda del paciente. El médico también establecerá revisiones periódicas con el fin de vigilar la evolución de la curvatura y la efectividad del corsé.

Normalmente, estos corsés se llevan todo el día puestos, excepto para el aseo personal, por lo que pueden ser rechazados por algunos pacientes debido a su estética e incomodidad. También existe otro tipo de corsés que solo se utiliza durante la noche, aunque depende siempre del tipo de curvatura y de lo avanzada que esté la escoliosis en el paciente.

escoliosis en la espalda

Si la curvatura supera los 50º, la cirugía es la opción más normal, teniéndose en cuenta siempre la edad y estatura del paciente. Tras la cirugía, el paciente ya no crecerá más, por lo que son factores a tener en cuenta.

La escoliosis, como ya hemos comentado, es una dolencia que afecta a la espalda y que hace que la columna vertebral se curve hacia algún lado en forma de “S” o en forma de “C”. Existen muchas personas que padecen una escoliosis leve, que tan solo deberán visitar al médico para controles rutinarios y vigilar que la escoliosis no vaya a más. En otros casos, la escoliosis es más grave y necesita de tratamientos específicos.

La curvatura provocada por la escoliosis se clasifica en:

  • No estructural: son aquellas escoliosis que son reversibles. Aparecen cuando la curvatura de la escoliosis es temporal y aparece en personas que tienen una columna vertebral sana y estructura normal. Con un buen tratamiento, la curvatura puede corregirse hasta niveles normales.
  • Estructural: la escoliosis estructural aparece en los casos en los que la columna del paciente tiene una curvatura permamente. Esta curvatura puede estar desde el nacimiento de la persona o puede haber aparecido como consecuencia de una enfermedad.

escoliosis en niños

Desgraciadamente, en la mayoría de los casos de escoliosis no se conoce su causa, por lo que se conoce como escoliosis idiopática. A continuación nombramos los principales tipos de escoliosis idiopática.

  • Infantil: la escoliosis infantil aparece en niños de hasta 3 años.
  • Juvenil: la escoliosis juvenil aparece en niños de 3 a 10 años.
  • Niños mayores: este tipo de escoliosis aparece en niños y adolescentes de 10 a 18 años.

Estadísticamente, la escoliosis afecta más a las niñas que a los niños. No se conoce la causa por la que las niñas tengan mayor predisposición a padecer la escoliosis que los niños. En algunas ocasiones, la escoliosis puede acelerarse en momentos de mayor crecimiento del niño o niña, como es el caso de la adolescencia.

Por lo tanto, de nuevo, nos encontramos sin saber cuales son las causas de la escoliosis. La escoliosis idiopática (de la que no se conocen las causas) representa el 75% del total de casos.

Otras causas de la escoliosis

El 75% de los casos (como ya hemos mencionado), son desconocidos, es decir, no se conoce la causa que origina la escoliosis. Vamos a comentar qué causa la escoliosis en el resto de los casos conocidos.

  • Escoliosis congénita: se produce por una malformación del feto. El mismo, no se desarrolla correctamente en el útero materno y las costillas o vértebras no se desarrollan correctamente, siendo la consecuencia el padecer una escoliosis congénita.
  • La escoliosis neuromuscular: este tipo de escoliosis se produce a consecuencia de algún tipo de trastorno en el sistema nervioso, como puede ser la parálisis cerebral. La escoliosis neuromuscular en niños suele tener forma de C ya que los troncos de los niños afectados no pueden soportar su propio peso.
  • La escoliosis degenerativa: esta escoliosis aparece en los adultos como consecuencia de no haber sido identificada en la niñez o juventud. Las curvaturas más severas provocadas por la escoliosis suelen tener lugar en adultos, y si éstas llegan a superar los 70 grados pueden provocar problemas cardiopulmonares serios además de una deformación desfiguradora. Otras dolencias frecuentes en adultos como la osteoporosis o la degeneración de los discos intervertebrales pueden contribuir en el desarrollo de la escoliosis.

Aunque las causas de la escoliosis sean en su mayoría desconocidas, los tratamientos para esta enfermedad de la espalda están muy desarrollados, por lo que se debe acudir al médico en cuanto se note alguno de sus síntomas (por muy leve que sea). Es especialmente importante acudir a la consulta del médico de forma regular en el caso de los niños, ya que el tiempo es algo crucial en estos casos.

la escoliosis

La operación de escoliosis es el recurso del que tienen que echar mano los médico cuando enfermedad alcanza un determinado nivel de gravedad y la curvatura provocada por la misma supera los 45 grados de inclinación. En otros casos de escoliosis, la operación es necesaria si los niños no responden adecuadamente al tratamiento con corsés.

Los objetivos principales de la operación de escoliosis son:

  • Detener el avance de la curvatura provocada por la escoliosis.
  • Corregir la deformidad causada por ésta.

Como en la mayoría de operaciones, antes de entrar en quirófano se le preguntará si padece algún tipo de alergia a algún medicamento. Si no lo sabe, acuda a un especialista para identificar posibles alergias. Además, se le hará un análisis de sangre para conocer su estado de salud antes de la operación y poder controlar la anestesia que se la aplicará durante la operación.

Un primer tipo de operación de escoliosis es la que implica una fusión espinal desde la parte posterior del cuerpo. En este tipo de operación, se injertan pequeñas porciones de hueso en la zona afectada por la escoliosis con el objetivo de corregir la deformidad causada por la escoliosis.

A continuación se va a explicar llanamente en qué consiste la operación de escoliosis utilizando una terminología y lenguaje sencillos. Si requieres de una explicación más detallada o técnica, te recomiendo que acudas a un médico cirujano que pueda explicarte todo el proceso paso a paso.

En las operaciones de escoliosis el cirujano introduce y acopla una barra en la zona afectada. La barra en cuestión es de metal y afectará a los dos lados de la columna vertebral. Se hace mediante unos ganchos y tornillos de metal que se unen mediante un sistema complejo a las vértebras del paciente. A continuación, el cirujano hace una fusión de las vértebras implicadas (las que se tienen que corregir) con trocitos de huesos extraídos de otras partes del cuerpo del paciente (normalmente la cadera).

Estos pequeños injertos de hueso crecen en las vértebras afectadas ayudando así a unirlas y haciendo desaparecer la curvatura de la espalda. El proceso completo se conoce como fusión espinal. Las barras de metal colocadas controlan que la fusión espinal se produzca correctamente.

Operación de escoliosis con enfoque anterior

Evidentemente, cada operación de escoliosis puede diferenciarse bastante de otras. Existe una operación de escoliosis que se llama «Operación de escoliosis con enfoque anterior» y se hace a través del tórax del paciente. Para poder realizar correctamente este operación, los cirujanos suelen tener que retirar una de las costillas del paciente.

Una operación de escoliosis suele durar varias horas y no hay un tiempo concreto, dependerá de cada caso. Por lo que respecta a los post-operatorios, no son excesivamente largos a menos que aparezca alguna complicación. Normalmente en una semana (o menos) el paciente recibe el alta y puede irse a casa sin necesidad de utilizar ningún corsé tras la operación.

Se puede volver al colegio o al trabajo en aproximadamente unas dos o tres semanas tras la operación, aunque para volver a hacer todas las actividades normales, incluyendo deporte, pueden pasar hasta 6 meses desde la operación, dependiendo de cada caso.

El día a día tras la operación de escoliosis

El médico cirujano tras la operación será el que le dará las mejores indicaciones a seguir tras una operación de escoliosis. Éstas deben seguirse normalmente por unas 6 u 8 semanas tras la intervención.

En las 2 o 3 semanas siguientes a la operación los niños pueden volver al colegio, aunque no practicar deporte ni ejercitar en exceso la espalda.

Como ya hemos comentado, la escoliosis afecta principalmente a niños, por lo que en este apartado vamos a hablar sobre la cirugía de escoliosis en los más pequeños. Este tipo de operación quirúrgica tiene como objetivo la reparación de la curvatura que la escoliosis provoca en la espalda de los niños. Trata de alinear las caderas y los hombros de los niños con la intención de mantener su espalda recta y que puedan así llevar una vida normal.

Al llevarse a cabo la operación de escoliosis, los cirujanos suelen hacer una incisión (a veces hacen dos), para alcanzar la columna vertebral del niño. También es común que se haga una incisión en el costado para tener mejor acceso a la zona. Entre los tipos de cirugía más comunes utilizados en las operaciones de escoliosis destacamos:

  • Abordaje posterior: este tipo de cirugía consiste en una incisión en la espalda. Suele tardar varias horas.
  • Toracotomía: se trata de una incisión quirúrgica a través de la pared torácica para acceder a la parte de la columna que requiere de la cirugía de escoliosis. Concretamente se trata de un incisión en el pecho del niño, para después desinflar un pulmón y extraer una costilla (en la mayoría e los casos). Con la toracotomía, la recuperación suele ser más rápida que en el abordaje posterior.

En algunas ocasiones es necesario hacer los dos tipos de operación en una misma cirugía, por lo que el tiempo se alarga y la complicación aumenta.

Durante la operación se utilizan pequeños trozos de hueso extraídos del cuerpo del propio niño, aunque en otras ocasiones, se recurre a bancos de huesos, aumentando la probabilidad de rechazo en este segundo caso. Existe una tercera opción que consiste en utilizar un hueso sintético o artificial.

Razones para realizar una cirugía de escoliosis en niños

La primera razón para llevar a cabo una operación de escoliosis en niños es el dolor que esta enfermedad provoca a los pequeños. En segundo lugar, tenemos la apariencia y dificultad para realizar ciertos movimientos por parte del pequeño. En tercer lugar, en algunos casos graves de escoliosis, el niño o niña puede tener dificultad para respirar, por lo que es necesaria la operación.

La cirugía de escoliosis en niños se realiza normalmente en aquellos que padecen una escoliosis idiopática, es decir, de la que no se conoce la causa.

La operación de escoliosis también es necesaria en personas jóvenes con un esqueleto ya madura y que padezcan una curvatura superior a los 45 grados provocada por la escoliosis. En el caso de los niños, con una curvatura superior a 40 grados la operación es prácticamente obligatoria.

Criterios de valoración para hacer una cirugía de escoliosis.

En primer lugar, el cirujano tiene que valorar si los huesos del niño han parado de crecer. Cuando los huesos han parado de crecer, la curvatura provocada por la escoliosis no empeorará mucho más (evidentemente), por lo que en muchos casos, los cirujanos esperan a que el niño pare de crecer para realizar la cirugía de escoliosis.

Por el contrario, en otras ocasiones, el niño puede requerir de la operación antes de que sus huesos paren de crecer. Estos casos se dan cuando la curvatura provocada por la escoliosis es muy acusada o la enfermedad avanza de forma muy rápida y es necesaria una operación para controlar la enfermedad y controlar que ésta no pueda resultar peligrosa.

Como ya hemos comentado, la escoliosis, es una enfermedad que afecta mayoritariamente a niños y que provoca una curvatura en la espalda con forma de S o de C. Aunque es más común en niños, esta enfermedad también afecta a los adultos.

La escoliosis en adultos puede deberse a la genética o causadas por algún golpe o traumatismo en el útero materno. La escoliosis en adultos también haber sido provocada por la escoliosis neuromuscular y la escoliosis degenerativa.

Tipos de escoliosis en adultos:

  • Nuevas escoliosis: este tipo de escoliosis aparece en la edad adulta con el esqueleto totalmente formado. El caso más común es el que se presenta a consecuencia de una artritis.
  • Progresión: Este tipo de escoliosis, es la continuación de una escoliosis aparecida en la infancia.

El diagnóstico de la escoliosis en adultos

La forma más común en la que la escoliosis se descubre en adultos es una prueba que los médicos suelen practicar en las revisiones médicas habituales. Esta prueba consiste en que el paciente se incline hacia delante dejando ver así al médico la linea de su columna vertebral.

Otro tipo de diagnóstico consiste en detectar una desalineación en los hombros del paciente como consecuencia de la escoliosis (el cuerpo empieza a ladearse). El hecho de que el cuerpo se vaya hacia un lado u otro dependerá en gran medida de la gravedad de la escoliosis.

Para diagnosticar correctamente la escoliosis, se suelen realizar resonancias magnéticas al paciente para identificar además de la propia escoliosis, la posibilidad de que como consecuencia de ésta se estén pellizcando nervios en la espalda del paciente.

Como se trata la escoliosis en adultos

No se puede especificar un tratamiento para la escoliosis genérico para todos los pacientes, ya que éste dependerá de factores diversos, tales como la edad del paciente, el desarrollo de su esqueleto, su crecimiento, la curvatura y el tipo de escoliosis en concreto.

ejercicios para la escoliosis

En la gran mayoría de casos, el tratamiento excluye la cirugía en un primer momento. Según la valoración de cada médico, se suelen plantear rutinas de ejercicio físico para trabajar la zona afectada evitando así la cirugía. Con estos ejercicios lo que se pretende es mantener la funcionalidad de la espalda y controlar además el dolor de espalda al mejorar la musculatura que la sostiene.

Además del ejercicio físico, el médico también suele recetar, el uso de antiinflamatorios en una mayoría de los pacientes. Cuando la escoliosis provoca un pinzamiento en determinados nervios causando así dolor, el médico tiene que valorar otro tipo de tratamiento para paliar dicho dolor (que puede llegar a ser muy intenso). Un tratamiento muy utilizado en este caso son las inyecciones de esteroides en la zona para combatir el dolor.

Por último, el médico puede recurrir a la cirugía con la intención de corregir la curvatura de la espalda cuando el niño esta aún creciendo, siendo muy raras las operaciones en adultos. Como ya hemos comentado, este tipo de operación implica la fusión de varios huesos en la columna con la intención de mejorar la posición de la columna.

Además de por la edad, la separación de la escoliosis que padecen los niños frente a la que padecen los adultos radica en la madurez del esqueleto de la persona afectada, y de igual forma, el tratamiento que se aplique dependerá de ese grado de madurez. La escoliosis puede iniciarse siendo pequeños y desarrollarse y causar dolor y curvatura cuando se alcanza la edad adulta.

También puede interesarte

Escoliosis
4.9/5 - 9 votos