Dolores de espalda en el embarazo

dolor de espalda durante el embarazo

La mayoría de las mujeres que se quedan en estado suelen padecer dolores de espalda en el embarazo. Debido al aumento del peso experimentado por el crecimiento del peso del feto, los dolores de espalda en el embarazo suelen aparecer en el tercer trimestre. La zona baja de la espalda llega a variar hasta 28 grados su estructura normal para hacer frente al aumento del peso del vientre.

La curvatura de la espalda, además de por el aumento del peso en la zona abdominal, se produce para mantener estable el centro de gravedad corporal. Esto se debe a que el aumento del peso está localizado en la zona abdominal, que tiene un efecto sobre el cuerpo, inclinándolo hacia delante, por lo que la embarazada, inconscientemente tiende inclinar el cuerpo hacia atrás para compensar dicha sensación.

Estos dolores de espalda en el embarazo no son el único síntoma en sí mismo sobre la espalda del embarazo, sino que la parte baja de ésta puede inclinarse poco a poco durante el último trimestre, produciéndose una curvatura que en la mayoría de los casos suele desaparecer una vez el niño o niña ha nacido. Dicha curvatura en la parte baja de la espalda es el origen del dolor de espalda en las mujeres embarazadas.

Evidentemente, debido a estos dolores de espalda, las embarazadas experimentan un empeoramiento de su calidad de vida y de su bienestar durante los últimos meses del embarazo.

Tipos de dolor de espalda en embarazadas

Los tipos de dolor de espalda durante el embarazo dependen en la mayoría de los casos de la mujer en cuestión, por lo que en algunas ocasiones puede sentir dolor al ponerse de pie o sentarse ya que en estos movimientos los músculos de la zona baja de la espalda han de trabajar intensamente.

El dolor en la parte alta de la espalda en embarazadas también es bastante frecuente, y puede implicar a distintas partes, tales como los hombros, los músculos del cuello, los huesos implicados o la columna vertebral, que a su vez pueden afectar a varios nervios que pueden irradiar dolor a distintas partes del cuerpo además del dolor producido en la propia espalda

Dolor de espalda en embarazadas: sus características

Como hemos comentado anteriormente, el dolor de espalda variará según la mujer de que se trate, de igual forma que lo hará la sensación de dolor, su intensidad y la localización concreta de éste. La mayor parte de las veces se trata de un dolor de no demasiada intensidad, aunque sea cual sea la tipología del dolor, se debe visitar a un médico para descartar cualquier dolencia más grave (y más estando embarazada).

La máxima intensidad del dolor de espalda en embarazadas se suele dar entre la semana 24 y 36. Si se siente dolor de espalda en el primer trimestre, se entiende que se padecerá de dolor de espalda más fuerte durante el último trimestre.
La localización del dolor de espalda en las embarazadas suele darse en la región sacra y en las nalgas, siendo un dolor intenso y profundo. En algunos casos, el dolor puede llegar a incapacitar a la mujer embarazada en distintos grados, llegando en algunas ocasiones a presentar dificultades para andar.

Como hemos comentado anteriormente, visitar a un especialista es imprescindible durante el embarazo, pero también lo es revisar la espalda para evitar que el dolor se convierta en crónico y no desaparezca tras el parto.

 

Otros artículos que seguramente te interesen:

Dolores de espalda en el embarazo
5/5 - 3 votos

Salud EspaldaUn artículo de Salud Espalda. Escrito el 5 julio, 2018

Encuentra el centro especializado para tu dolenciaBuscar Centro