El dolor lumbar como indica su nombre aparece en la parte baja de la espalda causado por el mal funcionamiento de la columna vertebral, músculos o algún ligamento o nervio de la zona lumbar.

Es importante identificar correctamente el dolor lumbar mediante un buen diagnóstico, ya que el dolor lumbar puede aparecer por otras muchas razones, como puede ser la ciática o alguna afección en los riñones.

El dolor lumbar es una dolencia tremendamente extendida que afecta al 70% de la población en algún momento de su vida. También es elevada la cantidad de personas que padecen el dolor lumbar de forma crónica (un 7%).

Estos datos corresponden a la población estadounidense, pero pueden extrapolarse al resto de la población mundial o incluso aumentar dado que en muchos países la medicina no está tan avanzada como en Norteamérica.

Dolor Lumbar: Qué Es, Causas y Tratamientos

Dolor lumbar, ¿qué es?

Al dolor lumbar también es llamado lumbago o lumbalgia,aunque el término correcto es “síndrome de dolor lumbar“.

Si el dolor lumbar proviene del nervio ciático también se llama lumbociática que se trata de forma distinta al lumbago común.

Puesto que el dolor lumbar además de doloroso imposibilita muchas de las actividades y movimientos normales, el objetivo del tratamiento es reducir el dolor y ayudar al paciente a poco a poco, volver a hacer vida normal evitando además que el dolor lumbar acabe siendo crónico.

Tratamiento del dolor lumbar o lumbalgia

El tratamiento del lumbago depende y mucho del grado de dolor, movilidad y otros muchos factores que el médico tendrá que valorar, pero de forma genérica vamos a mencionar algunos de los tratamientos del lumbago.

Es importante saber que los dolores lumbares están muy extendidos hoy en día y que prácticamente todos hemos padecido de dolor en esta zona de la espalda que nos ha impedido disfrutar de la vida, trabajar con normalidad o practicar deporte.

Que los dolores lumbares estén muy extendidos no significa que no sean graves, ya que en algunas ocasiones pueden acarrear problemas importantes.

Normalmente, los dolores lumbares agudos duran de unos días a 2 semanas y son el resultado de algún esfuerzo o traumatismo en la espalda o también puede ser consecuencia de alguna enfermedad como la artritis.

Este tipo de dolores lumbares pueden manifestarse como un dolor muscular superficial o como un dolor más punzante que puede limitar la movilidad e incapacitar en varios grados.

Los dolores lumbares pasan a ser crónicos cuando el dolor se extiende durante más de 3 meses de forma continuada. Normalmente estos dolores lumbares son progresivos y son difícilmente tratables.

Tratamiento del dolor lumbar o lumbalgia

  • Frio y calor. Mediante el uso de compresas frías o calientes se puede disminuir el dolor lumbar. Mientras que el calor consigue disminuir el dolor al ser un vasodilatador, el frio reduce la inflamación al ser un vasoconstrictor. Si se trata de un dolor lumbar crónico, el frio o el calor no mejorará la situación a largo plazo, sino que se trata de un “arreglo” temporal.

 

  • Actividad física. Desaconsejado en aquellos casos en los que el dolor lumbar sea crónico o agudo. En otros casos, los médicos pueden recomendar ciertos ejercicios para mejorar la capacidad muscular de la zona con el fin de mejorarla y mejorar la postura.

 

  • Uso de medicamentos. El uso de analgésicos, cremas o antiinflamatorios ayudan a reducir el dolor de igual forma que los relajantes musculares. Como con todos los medicamentos, su uso sin prescripción médica suele ser contraproducente, ya que sólo un médico sabe exactamente que tipo de médicamente, dosis y periodicidad se necesita para ser realmente efectivo.

 

  • Cambios posturales y conductuales. La forma en que dormimos, nos sentamos o hacemos esfuerzos físicos afecta directamente a toda la espalda en general y a la zona lumbar en particular, por lo que aprender a mantener una postura correcta se antoja imprescindible para evitar futuros problemas de lumbago.

 

  • Inyecciones en la zona lumbar. En algunos casos en los que los medicamentos que se toman por vía oral no alivian el dolor ni tampoco las cremas, el médico puede optar por inyectar calmantes musculares o esteroides directamente en la zona lumbar.

 

  • Medicina alternativa. Los tratamientos alternativos suelen probarse cuando muchos de los tratamientos anteriores no han surgido el efecto deseado. Algunas de las técnicas también pueden catalogarse como fisioterapia, ya que comprenden el masaje y reajuste de las vertebras de la zona afectada mediante un masaje. Otro tratamiento de medicina alternativa es la estimulación eléctrica. Mediante pequeños pulsos eléctricos que se envían al nervio que provoca el dolor se pretende disminuir el dolor, aunque recientes estudios desaconsejan este tipo de tratamiento ya que no es efectivo. La acupuntura como parte de un tratamiento de alivio del dolor si que ha demostrado ser efectiva, al aliviar la tensión muscular de la zona lumbar.

 

  • Cirugía lumbar. Muy pocos pacientes necesitan de cirugía para aliviar el dolor lumbar o lumbalgia. El médico puede optar por la operación cuando haya comprado que existe algún disco de la columna herniado, cuando exista estenosis espinal (estrechamiento de espacio en la espina dorsal), espondilolistesis (dislocamiento de algún hueso de la columna), cuando se haya fracturado algún hueso en la zona o haya alguna enfermedad degenerativa que afecte a la zona lumbar.

La mayoría de los dolores lumbares son tratables sin cirugía, aunque en los casos más graves, sí que será necesaria.

Está recomendado en la mayoría de los casos el uso de antiinflamatorios o analgésicos para aliviar el dolor controlándose siempre los efectos secundarios por parte del médico.

También está recomendado el uso de calor y frío para el trato del dolor y la inflamación provocados por las lesiones o contusiones en la zona lumbar. El uso del frío está recomendado después del trauma durante 20 minutos como máximo para impedir que se inflame demasiado.

Después de un par de días aplicando frío, se recomienda empezar a aplicar calor (mediante una manta eléctrica por ejemplo) durante periodos de tiempo no demasiado largos para relajar la musculatura y ayudar a que la sangra fluya mejor los tejidos afectados.

No es recomendable el uso de la manta eléctrica durante demasiado tiempo porque podría llegar a producir quemaduras o ser contraproducente.

El reposo suele ser la primera recomendación que los médicos dan a los pacientes que tienen dolores lumbares. Cuánto más reciente sea el traumatismo, más importante tendrá que ser el reposo.

Una vez superadas las primeras semanas se puede acelerar su recuperación mediante el ejercicio, que ayudará a mejorar el tono muscular y reforzar las posturas que son correctas.

Tener un buen tono muscular es muy importante en aquellas personas que presenten algún tipo de irregularidad esquelética.

Los fisioterapeutas, en algunos casos, pueden tratar los dolores lumbares mediante la manipulación vertebral, recolocando en los casos en los que sea necesario las vértebras en su sitio.

tratamiento para el dolor lumbar

Como es evidente, es importante que para tratar correctamente los dolores lumbares se acuda a un especialista o médico que pueda explorar y diagnosticar correctamente el origen del dolor lumbar.

En el siguiente artículo encontrarás más información sobre la lumbalgia y los dolores que provoca.

Cómo prevenir el dolor lumbar

Como hemos comentado anteriormente, la postura al hacer esfuerzos físicos es muy importante, por lo que al levantar pesos tenemos que mantener la espalda recta sin doblarnos hacia delante, ya que de hacerlo, todo el trabajo lo estará realizando la espalda en lugar de las piernas.

Evidentemente, también es aconsejable no levantar demasiado peso.

Al sentarnos a trabajar o al conducir, actividades a las que dedicamos muchas horas al día, es importante mantener una postura recta.

Tener una silla con soporte lumbar o acercar el asiento al volante para evitar inclinarnos hacia delante son buenas recomendaciones para evitar el dolor lumbar.

Al estar de pie o andar, se debe mantener una postura erguida, alineando la cadera con los hombros y manteniendo la cabeza recta, y en el caso de las mujeres, evitar el uso prolongado de tacones muy altos.

También es importante trabajar la musculatura de la espalda mediante la actividad física, ya sea saliendo a andar o nadando, ejercicio especialmente recomendado para mejorar la musculatura de la espalda.

Causas del dolor lumbar

Conforme nos vamos haciendo mayores, la fuerza de los huesos y el tono muscular va disminuyendo poco a poco.

De igual forma lo hace la elasticidad muscular, tan importante para algunos movimientos que realizamos diariamente.

Podemos causar una lesión al levantar algún objeto demasiado pesado o estiramos el músculo más de lo debido causando así un esguince o torcedura de alguno de los músculos o ligamentos de la espalda.

Si giramos la columna de forma inadecuada, comprimimos demasiado los discos, alguno de éstos puede romperse o sobresalir presionando de esta forma los nervios.

Causas de los dolores lumbares

Al comprimirse alguno de estos nervios el dolor de espalda aparece y también puede irradiarse hacia otras zonas de la espalda.

Los dolores lumbares pueden ser el reflejo de alguna irritación nerviosa o muscular o estar provocados por algún tipo de lesión ósea.

Se sobreentiende de esta forma que la mayoría de los dolores lumbares vienen como consecuencia de alguna lesión o trauma en la espalda. También están causados por enfermedades tales como la artritis u osteoporosis.

Otras causas comunes de los dolores lumbares son la obesidad, tabaquismo o estrés.

El mal estado físico u obesidad influye de forma muy importante en la carga de peso que tiene que soportar la espalda, y si esto peso es demasiado, los músculos o huesos de dicha zona soportan una presión excesiva que acaba por lesionarlos o romperlos.

Es importante saber que las cicatrices causadas por estas lesiones no curan perfectamente, y menos cuando se tiene una edad avanzada.

Si se acumulan tejidos cicatrizados por distintas lesiones en la misma zona la lesión puede agravarse, aumentando así el dolor lumbar.

Ejercicios para el dolor lumbar

Para prevenir, y en algunos casos tratar el dolor lumbar, existen ciertos ejercicios recomendados para esta dolencia que pueden ser de mucha utilidad. Vamos a ver algunos de estos ejercicios para el dolor lumbar, en qué consisten y cómo hay que realizarlos para que sean efectivos.

Si se fortalece la musculatura relacionada directa o indirectamente con la zona lumbar, se estará mejorando la situación de ésta, por lo que vamos a ver ejercicios para el dolor lumbar que implican a los músculos abdominales, a los glúteos y a la espalda y también ejercicios para estirar la espalda, los abdominales o los glúteos entre otros grupos musculares.

Las repeticiones de estos ejercicios dependerán mucho del nivel del que los practique, siendo recomendable empezar con 5 repeticiones de cada ejercicio durante unos 10 minutos cada día.

Ejercicios para el dolor lumbar: los abdominales

El ejercicio abdominal básico se inicia acostados boca arriba con las rodillas dobladas y con los brazos cruzados sobre el pecho. Elevando el tronco ligeramente deberemos notar como trabajan los músculos abdominales. No es necesario levantar completamente el tronco; con levantar del suelo los omóplatos es suficiente.

Para trabajar los abdominales oblicuos deberemos colocarnos boca arriba con las piernas dobladas y una sobre la otra. Con la mano contraria tras la nuca deberemos subir el tronco inclinándolo hacia ese lado para después repetir la operación con el otro lado.

Otro ejercicio para trabajar los abdominales consiste en después de colocarnos en la misma situación inicial que el anterior ejercicio, una de las piernas deberá flexionarse hacia el pecho y después estirarse hacia arriba formando un ángulo de unos 70 grados. Después deberá repetirse el ejercicio con la otra pierna.

Es importante estirar los abdominales tras hacer los ejercicios. Una forma de hacerlo es ponerse a gatas y curvar la espalda echando la cabeza hacia atrás. Después deberá contraerse la espalda hacia arriba y repetir el movimiento.

Ejercicios para el dolor lumbar: los glúteos

Fortaleciendo los glúteos estaremos quitando presión sobre los músculos de la espalda en general y de la zona lumbar en particular. Vamos a ver algunos ejercicios para fortalecer los glúteos.

El primero de ellos consiste en el levantamiento de la pelvis.

Acostados boca arriba y con las dos rodillas flexionadas deberemos elevar el cuerpo apretando los glúteos y subiendo las caderas lo máximo posible para después volver a la situación inicial de forma suave y controlada.

También se pueden trabajar los glúteos mediante la elevación del muslo. Tumbados boca abajo y con una rodilla flexionada en ángulo de 90º, tendremos que subir dicha pierna y notar como trabaja el glúteo.

Ejercicios para el dolor lumbar: la espalda

Si no padecemos ninguna enfermedad o dolencia seria en la espalda es una buena idea trabajar la musculatura de ésta para evitar futuros dolores.

Para trabajar la zona lumbar se puede realizar “el superman”. Se inicia con el cuerpo tumbado boca abajo y se deben levantar ambas manos al frente imitando al súper héroe para aguantar en dicha posición durante unos 10-15 segundos para luego repetir.

Cuando ya se domine este ejercicio, se pueden levantar también las piernas la mismo tiempo, incrementándose así la dificultad considerablemente.

Para estirar los músculos de la espalda también existen varios ejercicios.

Poniéndonos a gatas se tendrá que estirar un brazo y la pierna opuesta totalmente manteniéndolas alineadas con el cuerpo. Se deberá mantener el equilibrio durante unos 15 o 20 segundos. Después se cambiará de lado y se repetirá el ejercicio.

Estiramientos para el dolor lumbar

Otro ejercicio muy recomendado para estirar la espalda se inicia poniéndonos de rodillas y sentándonos sobre los talones.

Se deberá inclinar el cuerpo hacia delante con la cabeza entre los brazos y se tendrá que caminar con las manos hacia delante poco a poco, estirándose de esta forma la espalda.

Es importante que antes de hacer cualquiera de estos ejercicios se tenga claro que no se padece ninguna dolencia importante en la espalda o en la zona lumbar.

Para ello, lo mejor es visitar a un especialista o médico que nos pueda concretar y recomendar los mejores ejercicios.

Artículos relacionados

Dolor Lumbar: Qué Es, Causas y Tratamientos
5/5 - 4 votos