La distrofia muscular se refiere a un grupo extenso de enfermedades que se heredan de padres a hijos que tienen como síntoma una debilidad de los músculos estriados.

Un músculo estriado es aquel que se encarga de producir los movimientos que queremos realizar, es decir, los movimientos voluntarios.

La distrofia muscular se caracteriza por causar debilidad muscular así como algunas alteraciones que como consecuencia final tienen la muerte de las células que componen el propio músculo.

La distrofia muscular es un conjunto de dolencias peligrosa, ya que puede afectar al músculo cardíaco, y causar por tanto una insuficiencia cardíaca.

Causas de la distrofia muscular

Como hemos comentado anteriormente, la distrofia muscular es un conjunto de enfermedades hereditarias que pueden aparecer tanto en la niñez como en la edad adulta.

En este caso no podemos hablar de causas concretas de la distrofia muscular, porque existen varios tipos de distrofia muscular como pueden ser la distrofia muscular de Becker o la distrofia muscular de Duchenne, entre otras.

Síntomas de la distrofia muscular

Como hemos comentado, la distrofia muscular afecta tanto a adultos como a niños, pero las distrofias musculares más graves suelen afectar a los niños. Como es evidente, los síntomas de las distrofias musculares difieran según sea el tipo de distrofia.

Por lo tanto, todos los músculos del cuerpo pueden resultar afectados, o solo algunos de ellos como los que se encuentran en la cara o en los hombros por ejemplo.

distrofia-muscular

La distrofia muscular en la mayoría de los casos suele avanzar poco a poco y tiene como síntomas comunes en la mayoría de los casos los siguientes:

  • Un retraso en el desarrollo del niño o niña en las capacidad musculares para moverse.
  • Dificultad manifiesta del niño o adulto para mover un determinado músculo o grupo muscular.
  • Babeo.
  • Que los párpados estén caídos.
  • La debilidad muscular puede provocar que existan caídas frecuentes.
  • Otra causa de la distrofia muscular es la pérdida de fuerza en un músculo o en un grupo de ellos.
  • En algunos tipos de distrofia muscular puede aparecer discapacidad intelectual.

Tratamiento de la distrofia muscular

Por lo que respecta al tratamiento de la distrofia muscular hay que decir que por el momento no existe una cura para la misma. Todos los tratamientos para la distrofia muscular que existen están encaminados a combatir los síntomas de la misma.

En algunos casos los tratamientos de fisioterapia puede ayudar y mejorar la calidad de vida de los pacientes de distrofia muscular, así como ayudar a mantener la fuerza de los músculos para que no pierdan su funcionalidad.

En otros casos, existe la necesidad de usar dispositivos ortopédicos o incluso el uso de una silla de ruedas para mejorar la movilidad del paciente.

En otras ocasiones, el médico puede recetar el uso de corticosteroides para permitir al paciente caminar durante el máximo tiempo posible.

Como recomendación general para la distrofia muscular, el paciente debe ser lo más activa posible, ya que de esta forma trabajará más la masa muscular mejorando así la movilidad de cada grupo muscular.

La distrofia muscular de Becker es un tipo de distrofia de carácter hereditario que se debe al cromosoma X. La característica principal de la distrofia muscular de Becker es la debilidad en los músculos de las piernas y la cadera.

El nombre de la distrofia muscular de Becker se debe al médico alemán Peter Emil Becker, que fue el primero en describir este tipo de distrofia muscular en la década de 1950.

La distrofia muscular de Becker se presenta en 3 de cada 100.000 niños y aunque es hereditaria (como ya hemos comentado), en algunas ocasiones aparece sin que haya ningún familiar afectado por esta enfermedad.
La distrofia muscular de Becker causa un deterioro de la masa muscular de las extremidades inferiores, apareciendo los primeros síntomas en torno a los 10 años

Síntomas de la distrofia muscular de Becker

A continuación vamos a mencionar algunos de los síntomas de la distrofia muscular de Becker, que como ya hemos avanzado, afectan a la parte inferior del cuerpo de los niños y que van empeorando lentamente. A continuación los listamos:

  • Debido a la distrofia muscular de Becker que poco a poco va empeorando. Normalmente, a la edad de los 25 años, el paciente es incapaz de caminar.
  • También son frecuentes las caídas, ya que la musculatura es muy débil.
  • Pérdida considerable de masa muscular.
  • También se puede apreciar debilidad muscular en otras partes del cuerpo como pueden ser el cuello o en los brazos, aunque la debilidad es menos intensa que en la parte inferior del cuerpo.

Otros síntomas relacionados con la distrofia muscular de Becker podrían catalogarse como de “compensatorios”, y es que por intentar compensar la pérdida de fuerza y resistencia de los músculos, los músculos de la pantorrilla se desarrollan más de lo normal para finalmente acabar por convertirse en grasa y tejido conectivo.

También son comunes las contracturas en las piernas debido al sobreesfuerzo de determinados músculos. El deterioro mental también es un síntoma de la distrofia muscular de Becker así como la neumonía.

Tratamiento de la distrofia muscular de Becker

Actualmente no existe un tratamiento que cure la distrofia muscular de Becker, por lo que los tratamientos para enfermedad tienen como objetivo el minimizar los síntomas para mejorar todo lo posible y durante el máximo tiempo posible la calidad de vida del paciente.

También es común en los tratamientos de la distrofia muscular de Becker que los médicos receten esteroides a los pacientes con el objetivo de conseguir que éstos puedan andar durante el máximo tiempo posible antes de que el desarrollo de la enfermedad les impida hacerlo.

También se recomienda mantenerse activo, ya que la inactividad puede hacer que la distrofia muscular de Becker avance más rápidamente, así como tratamientos de fisioterapia que puedan ayudar a mantener activa la musculatura de las piernas.

Artículos relacionados

Distrofia Muscular
5/5 - 8 votos