Cuando hablamos de distensión muscular, estamos hablando de una de las lesiones deportivas que más frecuentemente se producen junto con las roturas fibrilares. Se trata de un tipo de lesión que se llama “cerrada” porque se produce a nivel interno, dejando la piel totalmente inalterada.

Una distensión muscular como tal puede producirse prácticamente en cualquier parte del cuerpo, y tiene la característica de no depende directamente de un factor externo como si lo hacen otras lesiones como las roturas fibrilares o contusiones musculares.

Una distensión muscular se caracteriza por un desarrollo paulatino de la misma en lugar de por un movimiento demasiado brusco de algún músculo en particular.

El modo en el que se desarrolla una distensión muscular es prácticamente el mismo independientemente de cual sea el músculo afectado. Una distensión muscular sucede cuando un determinado músculo se estira demasiado lo que en consecuencia hace que el mismo músculo se contraiga de forma muy rápida y fuerte como un mecanismo del cuerpo de protección de ese músculo.

distension-muscular

Algunos hechos que pueden aumentar las posibilidades de padecer una distensión muscular son el practicar deporte sin haber calentado la musculatura de forma adecuada o practicar deporte durante demasiado tiempo (lo que también puede provocar una sobrecarga muscular). Una distensión muscular también puede deberse a una baja temperatura ambiental, por lo que es importante saber que en entornos fríos, el calentar correctamente la musculatura es algo muy importante para evitar lesiones musculares.

Causas de la distensión muscular

La causa principal de una distensión muscular no consiste en el daño de las propias fibras musculares sino en la alteración de la regulación de la propia función muscular. Un cambio rápido en la carga que soporta una pierna o la intensidad con la que corremos puede causar una distensión muscular. Otra causa, como ya hemos comentado anteriormente, tiene que ver con la fatiga de la musculatura tras un periodo intenso de práctica deportiva, siendo especialmente peligroso el practicar deporte sin que la musculatura implicada reciba la sangre suficiente. El hecho de recibir o no recibir la sangre suficiente puede deberse a la temperatura (que haga frío) o al no haber calentado suficientemente la musculatura.

Otras causas de la distensión muscular pueden ser el uso de un calzado inadecuado o el tener los pies planos por ejemplo. También es importante tener en cuenta la hidratación a la hora de practicar deporte y el llevar una alimentación equilibrada. Si respetamos estas bases, además de controlar la cantidad de electrólitos, podemos disminuir las posibilidades de padecer una distensión muscular.

causas-de-la-distension-muscular

También está considerada como causa de distensión muscular el uso de sustancias prohibidas para el desarrollo muscular, como son los anabolizantes, que aumentan las posibilidades de padecer esta dolencia.

Una distensión muscular, como ya hemos comentado en el blog, consiste en un estiramiento excesivo de algún musculo que por consiguiente provoca una contracción del mismo (como reflejo de protección), provocándose así la lesión. En esta ocasión vamos a hablar de los síntomas y el tratamiento de la distensión muscular.

Los síntomas de la distensión muscular

Los principales síntomas de la distensión muscular tienen que ver con la aparición de dolores en forma de espasmos en el músculo que esté afectado por esta dolencia. También es un síntoma común de la distensión muscular el funcionamiento imperfecto del músculo afectado, perdiendo parte de su capacidad o, en algunos casos, la totalidad de la misma.

Otro de los síntomas de la distensión muscular es la aparición de calambres musculares, que consisten en que el músculo afectado se endurece de forma importante. En otras ocasiones, los síntomas de la distensión muscular se van presentando de forma progresiva de acuerdo la dolencia se va desarrollando, aumentando poco a poco, con el paso del tiempo, las molestias provocadas por la distensión muscular.

La distensión muscular presenta, en principio, síntomas muy parecidos en todos los pacientes que la padecen; en primer lugar se nota una tensión anormal en el músculo afectado, que normalmente va aumentando poco a poco hasta que se siente un tirón importante en el músculo. Es entonces cuando este tipo de dolor puede convertirse en un dolor de tipo espasmódico.
Concretamente, la reacción que se produce con una distensión muscular consiste en un proceso inflamatorio causado por el sobreestiramiento del músculo. También es importante señalar que en los casos de distensión muscular no se producen hemorragias en el músculo, ya que, no se producen daños en las fibras musculares afectadas.

Prevención de la distensión muscular

Si queremos evitar la posibilidad de una distensión muscular, podemos prevenir este tipo de lesión siguiendo alguno de los consejos que vamos a comentar. En primer lugar, para prevenir la distensión muscular es importante que la temperatura de la musculatura a la hora de realizar la práctica deportiva sea la adecuada, por lo que el calentamiento antes del ejercicio es muy importante.

Esto no significa que en ambientes cálidos las probabilidades de padecer una distensión muscular sean menores, ya que en estos ambientes se produce una mayor deshidratación y pérdida de electrolitos por medio de la sudoración.

Por ello, es importante mantenerse siempre hidratado mientras se práctica deporte. Por otra parte, también hay que tener en cuenta el tipo de calzado que se utiliza a la hora de hacer deporte, pudiendo éste, en algunos casos, ser muy importante en el desarrollo tanto de distensiones musculares como de otras dolencias musculares y posturales.

Por último, tengo que decir que es importante consultar al fisioterapeuta sobre qué consejos puedes seguir, así como si necesitas un plan personalizado para poner tu musculatura a tono antes de realizar cualquier actividad deportiva, evitando así muchos malos mayores en el futuro.

Artículos relacionados

Distensión muscular
4.9/5 - 7 votos