La ciática es el dolor causado por la compresión, aplastamiento o pinzamiento del nervio ciático. El nervio ciático, el más largo del cuerpo, nace en la zona baja de la espalda (zona lumbar), y pasa por los glúteos, las piernas y llega hasta los pies.

Cualquiera de estas partes puede verse afectada por la ciática dependiendo de la gravedad de la misma.

También es importante recalcar, que aunque no es una enfermedad muy peligrosa, si que incapacita de forma importante a quien la padece, por lo que es importante visitar a un especialista en cuanto se sienten los primeros síntomas.

ciatica

¿Qué es la ciática?

La ciática aparece cuándo se irrita el nervio ciático. Para entender mejor qué es la ciática, en primer lugar tenemos que a explicar que es el nervio ciático y dónde se ubica en nuestro organismo.

El nervio ciático es el nervio periférico más largo y grande de todo el cuerpo humano, se forma en la pelvis y se extiende a lo largo de las piernas. Para que puedas hacerte una idea, este nervio es tan ancho como un dedo y después de “nacer” en la médula espinal, llega hasta la punta de los pies

Siguiendo con la definición de ciática, ésta se produce cuando el nervio ciático se irrita y aparece un gran dolor en la parte baja de la espalda, que se expande por el glúteo y los muslos, y en ocasiones puede llegar a alcanzar hasta la punta del pie.

Como puede imaginarse, se trata de una dolencia que incapacita al que la padece, ya que no se trata de un dolor puntual, sino que puede durar varios días o semanas.

En general, los dolores de ciática solo aparecen en una parte del cuerpo y son mucho más intensos en la parte posterior de la pierna que en la propia espalda.

Por qué aparece la ciática: Causas

La ciática puede aparecer por diversas razones, pero en este artículo te vamos a resumir las más normales.

La causa más frecuente de ciática es padecer una hernia de disco. Los discos de la columna vertebral son los que permiten que ésta sea flexible y que por tanto, podamos movernos. Estos discos, se encuentran entre las vértebras amortiguando los movimientos y los roces que se producen entre éstas.

Estos discos, por razones de malas posturas o de cargar excesivo peso, pueden desplazarse de su sitio presionando así el nervio ciático y provocando la aparición del dolor.

Otra causa de ciática es la estenosis del canal lumbar, que afecta normalmente a personas de edad avanzada. El “hueco” que forman las vértebras para proteger la médula espinal puede estrecharse con el tiempo y comprimir el nervio ciático.

En la estenosis del canal lumbar el dolor de ciática aparece al ponerse la persona en movimiento, y desaparece al estar en reposo.

Otras causas de ciática son las fracturas, que por razones evidentes pueden comprimir el nervio ciático, de igual forma que podría hacerlo un tumor. Una causa que afecta solo a mujeres es el embarazo, ya que la gestación puede comprimir órganos que pueden favorecer la aparición de la ciática.

Cómo saber que tengo ciática

Como ya hemos comentado, la ciática suele aparecer en un solo lado del cuerpo, siendo las zonas más frecuentes la parte baja de la espalda y posterior del muslo, extendiéndose el dolor hacia el pie.

Para diferenciar la ciática de cualquier otra dolencia es importante saber que:

  • Con ciática, el dolor es más intenso en la pierna que en la espalda.
  • Dolor intenso en un glúteo o pierna, siendo muy extraño que se manifieste en ambas piernas.
  • El dolor suele desaparecer cuando el paciente se recuesta, pero vuelve a aparecer al ponerse de pie.
  • La ciática también puede causar una especie de hormigueo o sensación de que se “duerme” la pierna.

Estos son los síntomas más comunes de ciática, aunque hay otros, más graves, que requieren de una atención inmediata, por lo que si te reconoces en alguno de ellos, visita a un especialista cuánto antes, ya que la ciática puede requerir de cirugía en los casos más graves.

Si la ciática no mejora y el dolor continúa aumentando junto con la debilidad de la pierna, puede significar que existe un daño permanente en el nervio ciático.

También es un caso grave la ciática en ambas piernas, o ciática bilateral, que puede causar incontinencia intestinal o vesical.

Antes de hablar de los síntomas de la ciática, vamos a explicar en primer lugar qué es la ciática. Se conoce como ciática la irritación del nervio ciático, lo que provoca en el paciente un dolor en la parte baja de la espalda que puede extenderse hacia el glúteo y muslo de una pierna.

En algunas ocasiones el dolor puede llegar a alcanzar el pie.

Ya que la ciática se presenta como un dolor en muchas ocasiones puntual, puede llegar a resultar incapacitante para la persona que la padezca, por lo que es importante conocer sus síntomas. Como hemos comentado, la ciática afecta normalmente a una parte del cuerpo únicamente.

Síntomas de la ciática

Se mencionan y explican los síntomas de la ciática a continuación.

  • Dolor en la parte baja de la espalda. Aunque es el origen del dolor (el nervio ciático) se manifiesta con menor intensidad que el dolor de la pierna.
  • Dolor intenso en un glúteo o pierna. Muy rara vez la ciática se manifiesta en ambas piernas.
  • La ciática nace en la espalda baja, por lo que el dolor que provoca va desde esa zona hacia abajo por una de las piernas. Lo más común es que el dolor se manifiesta en la parte trasera de la pierna, que es por dónde transcurre el nervio ciático.
  • El dolor provocado por la ciática es más intenso cuando estamos de pie o nos sentamos. Por el contrario, el dolor disminuye cuando nos acostamos o empezamos a caminar.
  • El dolor de ciática se caracteriza por ser punzante.
  • En algunos casos también se puede experimentar una sensación de adormecimiento en la pierna afectada.
  • Dificultad para mover la pierna, ya que se encuentra adormecida.
  • Dificultad para andar debido al punzante dolor.
  • En algunos casos de ciática grave, el dolor puede notarse de forma intensa en los pies o incluso en los dedos de los pies.

Síntomas de ciática grave

Dado que algunos de los síntomas mencionados arriba pueden ser no tomados demasiado en serio por los afectados, sobre todo si no se trata de un dolor incapacitante o muy punzante, vamos a mencionar algunos síntomas de ciática que deben ser razón obligada de visita a un médico especialistas.

  • Cuando la ciática no para de empeorar. En los casos en que el dolor no sólo no disminuya, sino que va a más, podría tratarse de un problema serio en los nervios teniendo que tenerse en cuenta especialmente los síntomas neurológicos.
  • Cuando la sintomatología de la ciática se presenta en las dos piernas. Se conoce como ciática bilateral.
  • Incontinencia vesical o intestinal. Podría estar indicando un síndrome de cola de caballo

Si notas cualquiera de estos síntomas o conoces a alguien que los esté padeciendo, es muy importante acudir a un médico con el objetivo de atajar en la medida de lo posible el desarrollo de la enfermedad.

Síntomas de la ciática por el nervio afectado

Las dos raíces que salen desde la región lumbar se llaman L4 y L5 y otras tres raíces que salen desde el sacro (S1, S2 y S3).

Todos juntos forman el nervio ciático mayor que luego se separa en las piernas para llevar a cabo su función en cada región en la que interviene.

Está comprobado que según la raíz nerviosa afectada los síntomas de la ciática son unos u otros, por lo que vamos a detallar los síntomas por raíz nerviosa.

  • Síntomas de la ciática en la raíz L4: Normalmente afectan al muslo de una pierna. Normalmente los pacientes que padecen esta ciática tienen un reflejo rotuliano disminuido. El paciente también puede sentir debilidad en el muslo.
  • Síntomas de la ciática en la raíz L5: Este tipo de ciática es la que puede llegar a afectar toda la pierna llegando hasta la punta del dedo gordo. También puede provocar hormigueo o adormecimiento en los pies.
  • Síntomas de la ciática en la raíz S1: Estos nervios se localizan en la parte exterior del pie afectando al dedo pequeño. Se manifiesta con un dolor intenso al ponerse de puntillas.

Dado que en la parte baja de la espalda se pueden ver comprimidos varios nervios, los síntomas anteriormente mencionados pueden aparecer combinados.

Cómo prevenir la ciática

Para evitar esta dolencia tan extendida, es importante evitar el sobrepeso. El exceso de peso y la obesidad no son beneficiosas en ninguna enfermedad, y mucho menos en una que afecta a la movilidad.

Otro buen consejo para prevenir la ciática es la práctica de deportes que ayuden a desarrollar la musculatura de la parte inferior de la espalda, como podría ser la natación. Además, ejercicios que impliquen estiramientos están altamente recomendados para la prevención de la ciática, como puede ser el yoga.

Dado que pasamos un mínimo de 7 horas durmiendo, la calidad el colchón sobre el que descansamos es muy importante, por lo que es recomendable descansar sobre un colchón no demasiado blanco, con el objetivo de mantener la columna vertebral siempre en una posición recta.

También es importante controlar el peso que se va a levantar, así como la postura que se adopta al hacerlo. La postura frente al ordenador o mientras se conduce también es importante a la hora de prevenir la ciática.

Ciática: los mejores ejercicios

Antes de ver una series de ejercicios para la ciática, es importante conocer cómo funciona esta enfermedad para entender mucho mejor el propósito de estos ejercicios para la ciática. Como hemos comentado, el nervio ciático tiene su nacimiento en la parte baja de la columna vertebral y se extiende hacia los pies a través de las piernas. Es uno de los nervios que más posibilidades tiene de verse presionado o estirado de mala manera debido a su gran tamaño, provocando con ello dolor en diversas zonas del cuerpo.

Ejercicios para prevenir la ciática

Seguramente, si has llegado aquí es porque padeces o conoces a alguien que padece de ciática. Si tu caso es el primero, pasa el siguiente apartado donde comentamos ejercicios específicos para tratar la ciática, mientras que si tu caso es el segundo, quizá te interese seguir leyendo para evitar problemas en el futuro.

La primera recomendación para prevenir la ciática es mantenerse activo. Sí, puede parecer una evidencia, pero con el ritmo de vida actual es fácil volverse más y más sedentario con el debilitamiento muscular que ello conlleva. Practicar deporte activamente conseguirá mantener nuestra musculatura activa, tanto en la espalda como en el abdomen (partes muy importantes para descargar de tensión a la zona lumbar).

ejercicios para la ciatica

Ejercicios como dar paseos o ir en bicicleta pueden ser realmente efectivos, aunque la natación destaca por ser uno de los deportes más completos que existen con un mínimo impacto sobre las articulaciones y sobre la espalda.

Además, la práctica deportiva nos ayudará a prevenir la ciática manteniendo un peso corporal adecuado. Es importante recordar que cada kilogramos de más hará soportar a todas nuestras articulaciones un peso excesivo, siendo las más castigadas las rodillas seguida de la espalda.

Otras recomendaciones para evitar la ciática es cuidar la postura en la que se trabaja y se duerme, además de controlar la forma en la que se levantan pesos. Al levantar un peso ha de hacerse siempre doblando las rodillas y manteniendo la espalda recta.

Ciática: ejercicios imprescindibles

Antes de comentar los ejercicios recomendados para la ciática, es muy importante tener presente que deben realizarse siempre bajo supervisión profesional y por recomendación de un médico. Practicar estos ejercicios de forma individual podría acarrear mayores problemas de los que se pretenden solucionar.

El primer ejercicio consiste en mover las caderas adelante y detrás. La posición inicial consiste en estar de pie, con las rodillas levemente flexionadas para posteriormente empezar a mover la pelvis hacia delante y hacia detrás siempre de forma controlada. No hay que balancearse, solo deben trabajar las caderas.

dolor de ciatica

El siguiente ejercicio consiste en acostarse de lado en el suelo y doblar las rodillas. Durante el ejercicio habrá que subir las piernas dobladas y acercarlas al pecho lentamente para después volverlas a colocar en su posición inicial.

Existen muchos ejercicios para mejorar la musculatura lumbar, siendo uno de los más comunes el siguiente. Consiste en tumbarse boca abajo con las piernas y los brazos estirados para después, de forma controlada, levantar un brazo y la pierna opuesta para bajarlas después y repetir con el brazo y pierna contrarios.

Como hemos comentado anteriormente, es importante tener en cuenta que los ejercicios aquí mencionados no tienen porqué ser los mejores para tu ciática en concreto, de forma que solo un médico, tras un buen diagnóstico puede conocer qué ejercicios son necesarios para mejorar de tu ciática.

Estiramientos para la ciática

La ciática es una de las principales razones de visita al médico por parte de la población adulta en todo el mundo. Esta causada por el nervio ciático que es uno de los nervios más grandes de todo el cuerpo que prácticamente mide 2 centímetros de diámetro.

estiramientos para la ciática

Este nervio va desde la zona lumbar, en la espalda baja, hacia los pies a través de la parte posterior de cada una de las piernas y permite la funcionalidad motora y da sensibilidad a la zona que va desde la cintura hasta los pies. En dicho “camino” va irradiendo a todos los músculos de la zona para darles sensibilidad y transmitirles la información necesaria para su correcto funcionamiento.

La ciática por tanto es una inflamación del nervio ciático que causa en la mayoría de los casos un gran dolor en alguna de las partes de su recorrido. En este artículo vamos a hablar sobre algunos estiramientos para la ciática que permitirán al nervio ciático relajarse y de esta forma se conseguirá que desaparezca el dolor.

Ejercicios de estiramiento de la ciática

Estos ejercicios y cualquier otro ejercicio de estiramientos para la ciática han de realizarse siempre por recomendación de un médico o fisioterapeuta siguiendo siempre sus recomendaciones para evitar complicaciones.

dolor de ciatica
En primer lugar, un estiramiento beneficioso para la ciática es el estiramiento de los isquitotibiales. Estos músculos, cuando se encuentran demasiado tensionados pueden causar dolor. El estiramiento de los isquiotibiales se comienza acostándote sobre tu espalda con una pierna estirada hacia delante levantando la otra pierna flexionada para cogerla por detrás de la rodilla aproximadamente y apretarla poco a poco contra nuestro pecho.

Se debe notar como la parte posterior del muslo se estira. Dicho estiramiento debe durar unos 10 segundos para después cambiar de piernas. Conforme se controle el estiramiento se puede ir aumentando la duración e intensidad del estiramiento de ciática.

Otro ejercicio de estiramiento para la ciática consiste en trabajar la zona lumbar. Para el ejercicio se necesitará una superficie sobre la que apoyarse, como podría ser una mesa o silla. De esta forma, nos apoyaremos en la mesa y con una pierna extendida y la otra flexionada se deberá bajar el tronco poco a poco de forma que se note el estiramiento en la zona lumbar. Además de estirar la zona lumbar, se estira toda la zona posterior de la espalda en general.

No hay que olvidar que también es muy importante para intentar evitar el dolor ciático los ejercicios de prevención que consisten en mejorar la musculatura de la espalda y de la zona abdominal. De esta forma se consigue mejorar la postura que tenemos diariamente evitando así que aparezcan dolores o tensiones musculares con el tiempo

Es muy importante tener en cuenta que todos estos ejercicios o estiramientos para la ciática deben realizarse de acuerdo a las recomendaciones de un médico o fisioterapeuta, ya que de otra forma, podrían realizarse de forma incorrecta poniendo en peligro la mejoría de la ciática o incluso siendo contraproducente.

Remedios para la ciática

Vamos a ver una recopilación de remedios para la ciática. Se trata de una combinación de remedios profesionales y remedios caseros contra la ciática, por lo que es importante que si aún no se te ha diagnosticado ciática, acudas a un médico o especialista antes de poner en práctica cualquiera de estos remedios para la ciática, ya que podrían no ser efectivos e incluso llegar a ser contraproducentes.

Para la mayoría de las personas que padezcan ciática la mayoría de estos remedios serán de gran utilidad para aliviar el dolor. Para otras personas (la minoría), estos remedios para la ciática pueden no surgir efecto, ya que podrían necesitar un tratamiento más estructurado, prolongado en el tiempo o incluso cirugía.

Entre los remedios para la ciática que no necesitan cirugía destacamos los siguientes:
remedios para la ciatica

  • Combinar el uso de frío y calor: Conseguir hielo o una manta eléctrica para aplicar calor es muy fácil, de ahí que este remedio contra la ciática esté tan extendido. El frío o calor se puede aplicar en sesiones de unos 15 o 20 minutos con unas 3 horas de diferencia. Algunas personas notan un mayor alivio con el uso del calor, aunque se pueden combinar ambos tratamientos sin problemas.
  • El uso de medicamentos o inyecciones: Los antiinflamatorios que no sean esteroides están recomendados para aliviar el dolor de ciática. El ibuprofeno es un buen ejemplo de remedio para la ciática, y es que lo podemos encontrar en cualquier farmacia. En aquellos casos en los que el dolor ciático sea agudo o especialmente fuerte, se puede optar por una inyección de corticoesteroides para reducir la inflamación en la zona, aunque siempre bajo supervisión médica. Este remedio para la ciática requiere en todos los casos la supervisión de un especialista y nunca debe realizarse fuera de dicho ámbito. Estas inyecciones están recomendadas en aquellos casos en los que el dolor impida al paciente hacer vida normal o moverse de forma natural.
  • Ejercicio para el dolor: Mediante la combinación de estiramientos y ejercicios de fortalecimientos se pueden reforzar los músculos de la espalda y mejorar la postura y forma en la que éstos trabajan en la zona. Los ejercicios más recomendables para el dolor ciático son los estiramientos del cuello o los hombros, de espalda, y los estiramientos de cadera y glúteos. Cuando el dolor se extiende por una de las piernas también se pueden añadir los estiramientos de isquiotibiales. En tuespaldasana puedes encontrar muchos ejemplos de estiramientos para estos músculos.
  • Mantener una dieta correcta: Mantenerse sano y en forma es recomendable para cualquier dolencia, sea cual sea, y por supuesto, también es una gran remedio para la ciática. Las personas con sobrepeso y obesas hacen trabajar en exceso tanto a su columna vertebral (que soporta todo el peso del tronco y es responsable de todos los movimientos) como a los músculos de toda la espalda. Por lo tanto, seguir una dieta equilibrada es un remedio para la ciática, ya que bajar de peso siempre ayuda en este tipo de dolencias.
  • La acupuntura es una terapia mediante la cual se intenta conseguir el bienestar mediante el libre flujo de la energía a través de todo el cuerpo. Es un tratamiento mediante el cual se introducen unas finas agujas por toda la zona dolorida (normalmente no se sienten) con el objetivo de reactivar las funciones musculares de la zona.

quiropractica para ciatica

  • Manipulación quiropráctica: Otro remedio para la ciática son los ajustes vertebralesque un quiropráctico puede realizar. Este tipo de manipulación tiene el objetivo de alinear correctamente las vértebras lo que consigue aliviar el dolor provocado por la ciática además de otras posibles dolencias que tuvieran como origen la columna vertebral.

Como hemos comentado al principio del artículo, todos estos remedios para la ciática solo han de ponerse en práctica si se conoce bien la dolencia y/o ya han sido recomendados por un especialista. El uso de medicamentos suele estar desaconsejado a menos que estén recomendados por un médico que conozca todos los pros y contras de dicho medicamento.

Más Temas Interesantes

Ciática: Qué Es, Síntomas y Tratamiento
5/5 - 9 votos