La anatomía de la espalda

La anatomía de la espalda

La espalda es una extraordinaria estructura del cuerpo humano que sirve como soporte al resto del cuerpo.

Está formada por un conjunto de ligamentos, discos intervertebrales, músculos, nervios o apófisis articulares que funcionan en perfecta armonía.

Para conocer mejor la anatomía de la espalda, vamos a ver qué partes la componen. La espalda del ser humano está formada por 33 vértebras, que se distribuyen de la siguiente manera:

  • 7 vértebras cervicales.
  • 12 vértebras dorsales.
  • 5 vértebras lumbares.
  • 5 vértebras que se encuentran fusionadas con el sacro.

El coxis se encuentra más abajo, y es un vestigio de una cola en los homínidos.

Vamos a explicar a continuación la composición de cada una de las vértebras, independientemente de la función concreta que cada una de ellas cumpla.

Anatomía de la espalda: las vértebras

El cuerpo de la vértebra sirve como soporte y es el eje sobre el que gira el resto de componentes.

Luego encontramos el disco intervertebral, que es una especia de amortiguador que encontramos entre las vértebras. Su misión es repartir las presiones que reciben las vértebras debido al movimiento de las mismas.

Tiene la increíble función de transformar impactos verticales (como cuando saltamos) en impactos horizontales.

El disco intervertebral esta formado por:

  • Anillo fibroso: es una estructura que se encuentra en el disco intervertebral y está formado por fibras colágenas. Tiene las propiedades de ser muy resistente al mismo tiempo que elástico. El anillo fibroso rodea al núcleo pulposo que sirve para repartir las presiones que recibe la estructura de vértebras.
  • El núcleo pulposo: es una estructura en forma de esfera formada por agua y colágeno principalmente que sirve, como hemos comentado anteriormente, para repartir las presiones que soportan las vértebras. Su función principal es la de ejercer como una especie de amortiguador entre las vértebras.

Anatomía de la espalda: partes de la espalda

La espalda está formada principalmente por cuatro regiones bien diferenciadas que vamos a comentar a continuación.

  • La columna cervical: esta parte de la columna vertebral está formada por 7 vértebras que son las encargadas de soportar el peso de la cabeza y de permitir el movimiento del cuello, además de (como el resto de la columna) proteger los nervios que salen del cerebro hacia el resto del cuerpo y extremidades. Las vértebras situadas en la parte superior de la columna cervical son las encargadas de permitir el movimiento rotatorio de la cabeza, mientras que las encargadas de permitir el movimiento de flexión y extensión son las C5-C6 y C6-C7.
  • La columna dorsal: esta formada por 12 vértebras que se encuentran a continuación de la columna cervical. Se unen a la caja torácica para dar estabilidad y estructura a toda la columna vertebral. Por tanto, forma parte de la caja encargada de proteger todos los órganos vitales. No es una parte que permita especial movimiento, por lo que las enfermedades de la columna dorsal son raras.
  • La columna lumbar: está situada a continuación de la columna dorsal y a diferencia de ésta, tiene una mayor movilidad, además de soportar un gran peso y tensión. Por ello, las enfermedades que afectan a la columna lumbar son frecuentes. Es la parte de la columna vertebral que con mayor frecuencia se lesiona.
  • La región del sacro: se encuentra en la parte posterior de la pelvis, a continuación de la columna lumbar. El hueso sacro tiene forma triangular y encaja al mismo tiempo con la pelvis conectándose también con la columna vertebral.

Como ves, esta parte de la anatomía humana es un soporte muy complejo y delicado, por lo que es muy normal que padezcas dolor de espalda en algún momento de tu vida.

La anatomía de la espalda
5/5 - 1 voto

Salud EspaldaUn artículo de Salud Espalda. Escrito el 3 diciembre, 2017

Encuentra el centro especializado para tu dolenciaBuscar Centro